Search

Alumnos de la IBERO apoyan a damnificados del sismo 19S

FFM reconstruyó 3,463 viviendas destruidas por los sismos

Los estudiantes de arquitectura fueron capacitados para identificar los tipos de daños estructurales y, de esta manera, poder hacer evaluaciones en diferentes comunidades en Puebla, Morelos y el Estado de México

La Universidad Iberoamericana Ciudad de México (Ibero) dio a conocer que desde el primer mes del sismo del pasado 19 de septiembre, estudiantes de la Licenciatura en Arquitectura y docentes del Departamento de Arquitectura, Urbanismo e Ingeniería Civil (DAUIC) se unieron a la causa para apoyar a damnificados de diversas comunidades del país.

Dicha ayuda comenzó a brindarse justo después del temblor, cuando los estudiantes se integraron a las brigadas organizadas por el Colegio de Arquitectos de la Ciudad de México y la Casa del Arquitecto.

Para ello, los profesores de la Ibero capacitaron a sus alumnos para identificar los tipos de daños estructurales que tenían las viviendas y que, de esta manera, pudieran hacer las evaluaciones en diferentes comunidades en Puebla, Morelos y el Estado de México.

Así lo indicó la maestra Gabriela Estrada Díaz, coordinadora de la Licenciatura en Arquitectura,  quien además explicó que el primer objetivo fue verificar los daños que tenían los inmuebles, y tratar de dar tranquilidad a las personas cuyos edificios no estaban tan dañados.

Fue a partir de octubre que algunos maestros tomaron la ‘reconstrucción’ como tema de trabajo para sus clases, por lo que en vez de diseñar una vivienda en un predio imaginario, que sería el ejercicio escolar, fueron a varias comunidades y diseñaron cosas específicas para esos lugares que habían sido dañados.

A finales de octubre y hasta diciembre se fue consolidando la idea de intervenir en varias comunidades que necesitaban ayudas específicas, como es el caso del Proyecto Chimalpa, una comunidad en Cuajimalpa en donde algunas viviendas resultaron dañadas.

En dicho lugar, los profesores Gerardo Velázquez y José Creixell, junto con sus alumnos, han estado dando asesorías a un grupo de familias para que reconstruyan sus casas con buenos cimientos y buenas paredes. Además, los arquitectos de la IBERO se vincularon con la Asociación de Colonos de Santa Fe, a través de la cual se obtendrán recursos económicos de un tercero, que permitirán reconstruir hasta 20 viviendas.

Un segundo proyecto se hizo vinculado a la Fundación Comunitaria Malinalco, pueblo en el que se evaluaron los daños en la cabecera municipal y en algunas comunidades aledañas, se hicieron propuestas de reconstrucción de viviendas y se entregaron cinco casas reconstruidas.

Asimismo, a raíz de un contacto con el Comité de Ayuda a Desastres y Emergencias Nacionales (Cadena) se logró otro proyecto en el que aproximadamente 30 alumnos están reconstruyendo una vivienda en Coajomulco, Morelos.

En este proyecto también se está planteando hacer talleres de capacitación en autoconstrucción, una ‘escuela viva’, donde se enseñe a la gente cómo reconstruir lo que se les dañó y cómo hacer que sus casas sean más resistentes y más seguras frente a sismos.

Los estudiantes también realizan otros proyectos en Juchitán, Oaxaca; y en Hueyapan, Morelos, en donde únicamente se asesora a la gente en cómo reconstruir sus viviendas, es decir, en estas comunidades no otorgan materiales de construcción.

El último se realiza en San Mateo del Mar, Oaxaca, un pequeño pueblo de pescadores que resultó afectado por el sismo, pero también por el mal manejo que ha habido del ecosistema y por cómo se han ocupado los manglares.

A solicitud de la Fundación Loyola, que ofrece soporte institucional y financiero a los proyectos sociales y pastorales de la Compañía de Jesús en México, la IBERO trabaja en este proyecto, donde colabora con el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), realizando encuestas de diagnóstico en lo socioeconómico, para ver las afectaciones a los mercados locales.

Asimismo, la IBERO participa a través de sus profesores José María Nava, Pilar Álvarez y Samuel Aguilar, y cerca de 30 alumnos, en la elaboración de una propuesta de plan maestro para la reconstrucción del pueblo, y para hacerlo más resiliente.



Egresada de la carrera de Comunicación y Periodismo de la Facultad de Estudios Superiores Aragón de la UNAM. Amante de las redes sociales. Actualmente Community Manager en Centro Urbano. Alegre, terca y sincera.