Search

Requieren pymes de mayor apoyo financiero

El año pasado la banca destinó el 80.1% del financiamiento empresarial a grandes empresas y fideicomisos, y el 19.9% restante a micro, pequeñas y medianas empresas

Este año se avecinan importantes transiciones político-económicas en el país, que probablemente generarán repercusiones en el financiamiento otorgado a las empresas mexicanas por parte de la banca comercial, sin importar su tamaño, facturación y mercado.

No obstante, el estado de la banca comercial durante 2018 estará determinado por dos factores: la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y las elecciones para la Presidencia de la República. Ambas cuestiones conllevarán a una posible reestructuración del sistema económico y alteraciones en operaciones financieras nacionales e internacionales.

Así lo indicó, en entrevista para Centro Urbano, José Miguel Quintana, directivo y fundador de Fortrade, empresa especializada en el sector financiero y cuyas políticas están impulsando la generación de nuevas empresas en México.

En ese sentido, Quintana aseguró que es importante recordar que las empresas también pueden obtener capital a través de programas de financiamiento gubernamental o por medio de empresas financieras no bancarias, como es el caso de la propia Fortrade, compañía 100% mexicana que busca apoyar y ayudar a crecer a las pymes.

Lo anterior, ya que, de acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Financiamiento a las Empresas en 2015 (la más actual hasta el momento), cuatro de cada 10 empresas en México han solicitado u ostentado algún tipo de financiamiento desde el inicio de sus operaciones.

Además, información de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) revela que al término del tercer trimestre de 2017, la banca comercial registró una cartera total mayor a 4.5 billones de pesos, una morosidad aproximadamente del 2% y un crecimiento anual del 9%, sin embargo, este último porcentaje disminuyó en comparación con cifras de años anteriores. Por lo tanto, las condiciones de la banca afectan el estado y las actividades de las compañías que reciben préstamos por parte de dicho grupo financiero.

Trasciende que el año pasado la banca destinó el 80.1% del financiamiento empresarial a grandes empresas y fideicomisos, y el 19.9% restante a micro, pequeñas y medianas empresas (pymes), porcentaje que llama la atención ya que la mayor producción económica sobre el PIB están precisamente sustentada en las pymes.

Además, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), más del 90% de las compañías mexicanas son pymes, es decir, representan el sector que más contribuye a la economía del país.

“El principal objetivo de Fortrade es participar como un socio de negocios y no un prestamista de las pequeñas y medianas empresas, por cual se interesa en conocer y entender las condiciones favorables y las problemáticas de sus socios a través de análisis, para determinar la opción de financiamiento más favorable para cada empresa-socio”, destacó el directivo de Fortrade.

Cabe señalar que, en contraste con la banca tradicional, dicha empresa financiera no bancaria resuelve las solicitudes de sus socios en menos de 72 horas, una diferencia significativa con respecto a los créditos otorgados por bancos y otras entidades financieras, ya que sus procesos de respuesta son tardados y atiborrados de papeleo burocrático.

 



Egresada de la carrera de Comunicación y Periodismo de la Facultad de Estudios Superiores Aragón de la UNAM. Amante de las redes sociales. Actualmente Community Manager en Centro Urbano. Alegre, terca y sincera.