Search

Airbnb en la mira del sector hotelero de México

Airbnb en la mira del sector hotelero de México

Al ser uno de los jugadores más importantes en la industria del hospedaje, el sector turístico ha tenido un panorama incierto en los últimos años, a pesar de que la plataforma no compite de manera directa con los hoteles

El sector hotelero en México ha fijado su mirada en un nuevo competidor que ofrece alojamiento a las personas a través del uso de la tecnología, mismo que se ha convertido en una alternativa real para los turistas y viajeros del mundo.

Se trata de Airbnb, un marketplace que sirve para publicar y reservar viviendas privadas en alrededor de 192 países y más de 60 mil ciudades, poniendo en contacto a personas que quieren ofrecer alojamiento en alquiler, con huéspedes que necesitan estancias temporales.

En esta plataforma, Airbnb pone en contacto directo a los propietarios de las viviendas con los huéspedes a través de su plataforma en Internet, lo cual facilita encontrar un alojamiento de acuerdo a las necesidades y presupuesto de los inquilinos.

Por tal motivo y al ser Airbnb hoy en día uno de los jugadores más importantes en la industria del hospedaje, el sector turístico en México, y a nivel mundial, ha tenido ciertas afectaciones en los últimos años.

Al respecto, Antonio Hánna, presidente para las Américas de la International Real Estate Federation (FIABCI, por sus siglas en inglés), señaló que se trata de un sector diferente porque la gente que presta el servicio es como los prestadores que se dedican a las rentas a mediano plazo.

“Airbnb ha funcionado muy bien en México, me parece que ha motivado al mercado inmobiliario. Creo que esta plataforma le ha dado oportunidad a las rentas a corto plazo, poderlas obtener y creo que también le ha dado una nueva línea, un nuevo movimiento a la gente que a lo mejor tenía una recámara, o cosas así que no utilizaba. Y bueno, en general creo que ha ayudado y suma a los números del sector inmobiliario, sin embargo no ha impactado para nada en las diferentes actividades que se hacían diferente a ello”.

 

Regulación de Airbnb en la CDMX

Recientemente el Gobierno de la Ciudad de México y la plataforma digital establecieron un protocolo de colaboración que permitirá a la empresa recolectar el impuesto sobre hospedaje, para cumplir con las obligaciones tributarias locales., regulando así la operación de la empresa.

Tan sólo en México alrededor de 62,000 inmuebles ofrecen este servicio en diversos destinos turísticos, entre los que destacan como los más visitados la Ciudad de México, la Riviera Maya, Cancún y Puerto Vallarta.

Con esta regulación se dará un beneficio sustancial a la capital del país, primero por el posicionamiento, y segundo al fomentar las economías compartidas, para un proyecto que surgió a través de la incubación de un emprendedor.

Con la reforma al Código Fiscal aprobada recientemente, se hizo posible este acuerdo que ayuda a este tipo de plataformas a cumplir con sus obligaciones fiscales, realizando el cobro del impuesto al hospedaje, para remitirlos a la Secretaría de Finanzas de la Ciudad de México.

Aunado a esto, se cumple con la exigencia de los hoteleros de no tener una actividad informal sin que haya una regulación, demostrando que este nicho no compite con la actividad hotelera de la Ciudad de México al ser un modelo de negocio diferente, ya que los usuarios de esta plataforma pertenecen a un nicho diferente a los viajeros que buscan experiencias distintas a quienes se hospedan en los hoteles.

Así lo informó el jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, al señalar que los propietarios de estos inmuebles hospedan en promedio 24 noches al año, es decir, no es un hotel sino una opción para quienes tengan habitaciones extras en sus casas que pueden utilizar para que las personas se hospeden por uno o varios días.

 



Egresada de la carrera de Comunicación y Periodismo, orgullosamente UNAM. Soy una persona alegre, terca y sincera. Me gusta luchar por mis ideales, no soporto las injusticias y no creo en el gobierno.