Search

Bombay: Mi amor pequeño

Bombay: Mi amor pequeño

No entendía nada sobre el amor de hermanos hasta que llegó, Bombay, el integrante más pequeño y tierno de la familia

A pesar de ser hija única he tenido la oportunidad de sentir el amor de hermanos, he aprendido que los hermanos a veces no son consanguíneos directos y que la conexión que los une es el cariño que siente el uno por el otro.

Realmente fue una sorpresa enterarme de la noticia que tendría otro primo pues, mi tía, no se había percatado que estaba embarazada hasta el día de mi cumpleaños.

Esa fue una de las mejores noticias que recibí en mi cumpleaños ya que tuve muchas emociones encontradas, por un lado estaba emocionada que llegaría un pequeñito a sumar a la familia, pero por otro lado recordé, que por muchos años, en mis cartas a Santa y a los Reyes Magos les pedía tener un hermanito.

Un 27 de marzo, nació el pequeño que se convertiría en mi hermano de corazón, esa ternura a la que llamó Bombay. Tengo un recuerdo especial con él, me refiero al momento en que se convirtió en Bombay: Mi pequeño amor.

Es una anécdota épica, recuerdo que tenía apenas un año y medio cuando le di a probar por primera vez un bombón. Le gusto tanto que con su media lengua y su poco hablar me pidió otro ‘Bombay’ y desde ese entonces le llamo así.

Pero está cuestión es muy representativa para ambos porque soy la única persona que le puede decir ‘Bombay’. Lo más tierno que caracteriza a este sobrenombre es cuándo le pregunto …. “Ewan ¿Quién es mi Bombay? yo ¿Quién es tú Pili? Tú”

Tengo que confesar que es mi primo consentido, ese pequeño que, con sus travesuras, ocurrencias, abrazos inmensos, sonrisas interminables y el más sincero amor ocupa un lugar especial en mi corazón.

Escribir esté pequeño relato me hace reflexionar, que tener un hermano te enseña a amar sobre todas las cosas, nos hace recordar que no es la sangre lo que nos hace hermanos sino el corazón. Si tú tienes un hermano ¿Por qué lo amas?