Search

La ciudad que viene

POR FÉLIX SÁNCHEZ.

Imaginemos una paradoja : La Utópolis Realista, pensemos lo imposible como inicio y de ahí forjemos una nueva manera de hacer ciudad.

Nos encontramos con la magnífica noticia de que ya no somos DF, ahora somos ciudad de México CDMX. Ello por la iniciativa impulsada por el Jefe de Gobierno que da respuesta a la añeja demanda ciudadana. Pocas ciudades en el mundo experimentan dicho cambio. Me pregunto si nuestra generación será capaz de aprovechar esta ventana histórica de nuestra querida ciudad. Es en serio que me lo pregunto. La reforma política que establecerá la constitución de la ciudad, obvio decirlo debe ser la más avanzada y progresista del mundo como lo conocemos hoy día. Debe ser : la más incluyente, tolerante y libertaria en los derechos humanos, en los derechos de la ciudad y en los derechos de la naturaleza.

Un trascendente tema a discutir y poner en palabras es la idea de la ciudad que imaginamos y aquí comienza el laberinto : ver el águila y sol de la ciudad y su región urbana como un ente inseparable. En mi opinión la CDMX deberá contar desde su nueva constitución con la inclusión de un Consejo permanente – think tank – un laboratorio de ideas urbanas que investigue y verbalice públicamente las aspiraciones y necesidades de los pobladores con un sistema de incentivos que favorezcan el bien común y nos permita visualizar la ciudad del futuro, la que está ya aquí y viviremos en los próximos diez, veinte años y más. Este Consejo deberá contar con recursos públicos y organizado de manera tripartita con la participación de estudiosos de la urbe, con los sectores sociales y privados.

Cdmx

Entiendo que la clave es abrir el espacio regional y plantear la metrópoli del SXXI. Eliminemos la falsa división entre ciudad y municipios de los Estados colindantes. La gran oportunidad es crear una galaxia de ciudades, con lo que esto significa : infraestructuras, espacios públicos y áreas de amortiguamiento que dan respiro y sentido de lugar y pertenencia, conformando un horizonte de ciudad de ciudades. Quizá una idea radical es hacerla caminable, nada más sustentable y saludable que esto. En este sentido son evidentes los cambios poblacionales y los nuevos estilos de vida-los llamados milenials- ya están aquí con el último gran bono demográfico para cambiar y llevarnos a un mejor umbral de desarrollo con las tecnologías al alcance de la mano. La ciudad de ciudades debe permitir la autonomía de satisfactores urbanos. Es decir solucionar la vida cotidiana de manera fácil. Se que esto suena a ciencia ficción, pero el reto es hacerlo realidad. Empoderando a los ciudadanos lograremos estimular la emancipación y crecimiento de la sociedad. Quizá la sabiduría esté en lograr una ciudad equilibrada, multifuncional, plural y heterogénea con niveles mínimos de bienestar y oportunidades parejas de desarrollo. Así debe ser la ciudad del siglo XXI. Debemos atrevernos a pensar lo imposible, a imaginar utopías socio-espaciales. Pensar en pocas palabras de otra manera para dar una respuesta diferente. Nuestra sociedad moderna debe replantear su conectividad y la relación con el trabajo en el enjambre digital. Por ello la discusión debe ser totalmente pública. Vivimos en una gran ciudad. Nuestro reto es ganarle a los que piensan que el pasado fue mejor.

Es muy claro que todo avance conlleva una destrucción. Esto lo debemos asumir y revolucionar nuestra cultura de convivencia, cambiar la ciudad cambiando nosotros. El cambio necesario pasa por valorar la anticipación de los eventos : proponernos pensar a largo plazo en las infraestructuras de la ciudad, en los parques de todos los tamaños desde la escala de barrio a la metrópoli y entender el debate de la densidad y la verticalidad de la ciudad. Exponerlo y contrastarlo. Me parece que el debate sobre los terrenos del viejo aeropuerto ofrecen una posibilidad mayúscula de pensar el oriente de la ciudad con el tiempo a favor. No se podrá hacer nada ahí hasta que funcione el nuevo aeropuerto, que por su modernidad ofrecerá un horizonte muy amplio para relanzar a la ciudad de México en el mapa mundial de la conectividad.

Cd_Mexico

En este orden de ideas en el oriente las claves son : el agua, y revertir la pobreza que circunda al viejo aeropuerto. Hagamos una nueva ciudad con la complejidad que no simplicidad con la que las ideologías de derecha o de izquierda quieren o que no se haga nada o que solo sea para los privilegiados. Caricaturizar las soluciones de la ciudad lo podemos dejar para el anecdotario de la picaresca urbana. La realidad es que el futuro del mundo cada vez más depende de las grandes ciudades. La ciudad es el lugar donde nos realizamos y socializamos el bien común. Debe ser el espacio común donde un niño encuentra lo que quiere ser cuando crezca. El nuevo urbanismo del siglo XXI debe ser : consultar e invocar a la participación ciudadana para crecer sobre lo construido y crecer hacia adentro. Reciclar, renovar, revitalizar, refuncionalizar la ciudad deben ser las claves para una metrópoli accesible y sustentable.

FÉLIX SÁNCHEZ. Reconocido arquitecto de la generación 63-67 de la Escuela Nacional de Arquitectura de la UNAM con Mención Honorífica y medalla de oro, realizó la maestría de Diseño urbano en la Universidad de Pennsylvania, EEUU, en 1993 se hizo acreedor a la Cátedra Extraordinaria “Federico E. Mariscal” de la facultad de Arquitectura de la UNAM. Es actualmente Presidente de la Junta de Honor del Colegio de Arquitectos.

Es socio fundador de Sánchez Arquitectos y Asociados, imparte múltiples charlas y seminarios en distintas universidades del país y del extranjero.

Ha sido galardonado por su hacer profesional con premios, como el Sir Robert Matthew de la Unión Internacional de Arquitectos de 1987, por su participación como asesor y encargado de los proyectos de las zonas 9 y 12 del Programa Renovación Habitacional después de los sismos de 1985 en la Ciudad de México.

También ha sido reconocido con el Premio Nacional de Ahorro en Energía otorgado por la SENER por el proyecto de la Torre de Ingeniería de la UNAM en la Cd. de México; en la X Bienal de Arquitectura Mexicana por la Escala Náutica de FONATUR en la Paz Baja California Sur; en la IX Bienal de Arquitectura Mexicana por la Torre de ingeniería de la UNAM; la VIII Bienal de Arquitectura Mexicana por la Escuela Bancaria y Comercial en la Ciudad de México; la II Bienal de Arquitectura Mexicana por el Paradero Zaragoza en la ciudad de México.

[email protected]

@F_pesci