Search

Instituciones para hacer ciudad

POR ROBERTO REMES TELLO DE MENESES.

Las ciudades mexicanas, y particularmente aquellas que en los últimos años han comenzado a hacer transformaciones tanto en la movilidad como en el desarrollo urbano con base en mejores prácticas (promoción del transporte público, densificación, parquímetros, bicicleta pública, etcétera), necesitan conformar instituciones para hacer ciudad.

Me refiero tanto a instituciones formales como a instituciones informales. Cada acción emprendida termina siendo incompleta, confrontada con algunos actores y deslegitimada en algún punto de su instrumentación. Todos queremos la transformación, pero todos la vemos desde nuestra perspectiva, sea militante o no.

Hablemos de ejemplos. La buena práctica respecto a construcción de inmuebles y sus cajones de estacionamiento es que no se exijan mínimos, como ha ocurrido hasta ahora. Esto reduce la oferta de espacios lo que a su vez desincentiva la compra de vehículos, justo cuando las armadoras siguen incrementando su producción nacional, el transporte público no mejora, la presencia de parquímetros es limitada y el mercado sigue demandando vivienda y oficinas con estacionamiento.

Sí debemos limitar la construcción de estacionamientos, forzada hasta ahora por normas de construcción que han encarecido la obra y desperdiciado millones de metros cuadrados. Sin embargo, si no hacemos otras acciones en paralelo (incentivos, planeación urbana, parquímetros, mejoras al transporte público, ciclovías, banquetas amplias, etc.) el resultado puede ser desastroso: automóviles en la banqueta, enfrentamientos entre vecinos, distorsiones en el mercado.

Pasa lo mismo con los parquímetros. Mi demanda de espacios es de 200 lugares, mi oferta de 150. Le pongo precio al espacio y disminuye la demanda a la mitad, digamos. ¿Qué hacen las 100 personas que ya no se estacionan en los espacios de parquímetro? Habrá quienes opten por vías más sustentables: car–pool, caminata, bicicleta, transporte público. Pero habrá otros que no encuentren una solución, y allí tenemos colonias con parquímetros, coches en la banqueta, en las cocheras, en las esquinas, etc. Las soluciones llegan aisladas y así no funcionan.

Somos una sociedad confrontada porque los procesos se han venido sofisticando de forma desarticulada; cada trámite, cada modificación, cada acción pública sólo ve su parte de la historia y en paralelo todo se construye de una manera desorganizada. Esto va desde la simple perforación de una calle recién pavimentada para meter fibra óptica, hasta el boom inmobiliario de ciertas colonias o ciudades sin que la dotación de servicios públicos llegue a la misma velocidad.

Necesitamos crear instituciones que articulen la toma de decisiones, que dejen en manos de los técnicos las decisiones técnicas y las saquen de la esfera política en la que se han desempeñado, y empantanado, hasta ahora. Y cuando hablo de instituciones, de nuevo, me refiero no sólo a la creación de institutos municipales, estatales y federal de planeación urbana y movilidad, sino además, y sobre todo, a instituciones informales que representen un acuerdo de la sociedad para organizarse mejor y elegir un rumbo para las ciudades.

Mientras la sociedad no camine hacia un acuerdo amplio en las ciudades mexicanas, seguiremos en la rebatinga de los poderes y sus voceros, lo que terminará afectando nuestro desarrollo y las posibilidades de éxito de un nuevo modelo de ciudad.

ROBERTO REMES TELLO DE MENESES es economista y urbanista, especialista en movilidad, ha elaborado recomendaciones de políticas públicas y proyectos de movilidad los gobiernos de Puebla, Nuevo León, Jalisco y Distrito Federal, entre otros.

Realizó la recomendación de acciones de tránsito calmado en Lomas Virreyes; elaboró contenidos para el Manual de Ciclismo Urbano ciclociudades.mx y otras publicaciones de ITDP.

Ha trabajado como asesor de la Coordinación Ejecutiva de la Dirección General de PEMEX, tratando temas energéticos, medio ambiente, transporte, relaciones con estados, legislativo, reforma energética, entre otros.

Fue Director General del Sector Primario y Recursos Naturales Renovables en la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), en donde realizó actividades normativas y de fomento en materia agropecuaria y de recursos naturales renovables. Regulación de manglares, vida silvestre, transgénicos, entre otros.

Como Delegado Federal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), aplicó la regulación federal en materia de medio ambiente y estimuló la autorregulación de empresas sustentables.

[email protected]

@GoberRemes