Search

Halloween o Día de Muertos

 

Acercándonos a estas fechas, siempre existe un debate muy grande respecto a qué es lo que debemos festejar los mexicanos ¿Halloween o el Día de Muertos? ¡Yo opino que ambos!

La influencia del vecino del norte nos vuelve vulnerables a sus festividades, pero de forma curiosa aquí no celebramos el Día de Acción de Gracias o el Día de San Patricio, aunque el Halloween (o Día de Brujas) si.

Es normal que cada cultura adopte de otras algunas costumbres y después se vuelve una combinación tan compleja que ya nadie sabe explicar cómo se llegó a cierto punto. Yo creo que eso pasa en México.

Primero fue una  festividad céltica, luego romana y hasta 1840 llega a Estados Unidos, pero gracias a las películas, a finales de los años 70, aumentó su auge comercial.

En fin, la realidad es que en estos días se aprovechan para disfrazarse y pedir dulces, algo que disfruté mucho durante mi infancia y que ahora está más difícil por el tema de la inseguridad. Quién no lo hizo no puede saber la emoción que representaba ser recibidos con dulces, dinero o lo que tuvieran las personas a la mano para complacer a los escuincles y al final, juntar todo el motín y comerlo. Ya como adultos también te disfrazas, pero para ir a la fiesta y tomarse fotos para el facebook.

Estas son costumbres, que se quieran o no, han invadido nuestra cultura y llegaron para quedarse y no es malo si se mantienen nuestras festividades tradicionales.

Desde la época prehispánica existe la veneración a los muertos y en la actualidad cada estado tiene sus propias  tradiciones, pero, en general, hay una forma distinta de ver a la Muerte que no se puede comprender a menos que seas mexicano. Existe una comicidad, pero al mismo tiempo respeto; es una celebración única y diría que llena de color, tratando de hacer olvidar por unos días el dolor de los vivos por sus muertos.

Colocar una ofrenda para tus seres queridos, comprar las calaveras de azúcar y chocolate, el pan de muerto; ir al panteón y colocar flores de cempasúchil son tradiciones mexicanas y creo que siguen vivas, sin importar la existencia del Halloween.

Para finalizar, creo que el 31 es para festejar con los amigos y tanto, el 1 y 2 de noviembre son momentos familiares para recordar a los que ya partieron. Ambas fiestas pueden coexistir en el calendario.



Egresado de la carrera de Ciencias de la Comunicación con diplomado de Periodismo Deportivo. Se ha desempeñado como reportero y redactor de deportes, como en otras áreas. Actualmente trabaja en Centro Urbano. Amante del cine, los Beatles, futbol, lucha libre y los viajes.