Search

Plenitud es la exigencia de los niños

 

Las nuevas generaciones tendrán en el futuro la decisión de formar familias y hogares acordes con sus aspiraciones personales más profundas 

Las ciudades y espacios habitables del país, más allá de ser entes abstractos sobre los cuales se decide y proponen estrategias gubernamentales y económicas, son lugares de convivencia y unión familiar.

Las ciudades, pueblos y ranchos de México son lugares en los que las familias conviven y se desarrollan; las parejas jóvenes y las que ya tienen hijos se visten, se arreglan y se aman no sin los problemas y las dificultades cotidianos; son parques de juego donde los niños fantasean y sueñan con el futuro.

Es por ello que la opinión de estos niños es importante para definir las políticas públicas y económicas, que en gran medida serán la herencia de los tiempos actuales para las próximas generaciones.

En el marco del día del niño, Hombres y Mujeres de la Casa Magazine se dio a la tarea de conjuntar las opiniones de diversos infantes sobre qué es la vivienda y lo que esperan de sus hogares cuando “sean grandes”.

 

Principio básico

Una pregunta que nunca debe olvidarse es ¿qué representa una casa? Para la pequeña Angélica de ocho años de edad, “una casa es donde puedo reunir a mis familiares”. Es una respuesta concreta y recuerda que un hogar inicia precisamente por la convivencia, antes que la protección, que es el segundo tema que los niños toman en cuenta para definir su casa: “Para tener donde vivir, para tener donde dormir, para tener muchas cosas”, describe la pequeña Ximena, también de ocho años.

Los conceptos se van consolidando y cambian con el tiempo; Jovanna, de 13 años, expresa que “para mí es seguridad”, mientras que Sheila, de 16 años, afirma y casi exclama que “un hogar está conformado para dar amor”, con lo que se obtiene una serie de conceptos que una Solución Habitacional deberá considerar: Comunidad, Seguridad, Confianza y Amor; a ellos se suma uno muy importante dadas las condiciones actuales por las que pasa México, con grandes problemas en cuestión de seguridad: la Tranquilidad, según lo expresó Raúl de 14 años: “Después de un día de la escuela llegar a mi casa a relajarme”.

 

La casa ideal

Al cubrir las necesidades básicas para un desarrollo personal y familiar pleno como el arriba descrito, las aspiraciones de los individuos se van conformando con más atributos. Al preguntarles sobre cómo sería su casa ideal, los pequeños entrevistados nos ofrecieron diversas opiniones sobre lo que esperan de una casa para sus propias familias; orientadas evidentemente por los aspectos lúdicos, también permiten observar que se sienten preocupados por otros temas.

Luis Manuel, de 10 años, prefiere una casa en la que tenga opciones recreativas: “Con espacios grandes, donde pueda jugar futbol, voleibol, basquetbol”; Raúl, en cuestión aspiracional, fue más preciso y confió que prefiere “una casa en donde esté mi familia, que sea grande, de dos pisos y con alberca”. “Una casa muy grande”, dice María de 12 años, lo que acentúa la necesidad de las próximas generaciones de tener espacios de desarrollo en su convivencia familiar cotidiana.

Más compleja fue la respuesta de Mauricio, de 15 años, quien agregó a sus aspiraciones un sentimiento: la Felicidad. “Sería una casa en la que estuviera cómodo, no necesariamente muy grande, ni muy lujosa, pero que tenga todas las comodidades que necesite y donde me sienta feliz”, lo que nos habla de la necesidad de sentirse en armonía con el entorno.  Sheila, de 16 años, sorprendió con su elocuencia al sumar a su hogar el factor familiar: “No necesito una casa ideal, mi casa es perfecta, tengo lo que necesito, como Respeto, Comunicación, Unidad. Un techo donde vivir”.

Sin embargo, la entrevista nos reflejó que hay realidades muy difíciles aún por solucionar. Abraham, de 9 años, pide “que mi casa esté bonita, que no tenga el piso muy roto, que estén las paredes bien y que tenga una casa mejor”. Por su parte, la sustentabilidad no es un elemento ajeno a las concepciones de los jovencitos. Jovanna comparte que le gustaría: “Una casa bonita, que tenga jardines, que tenga flores, que tengan animales”.