Search

Vivienda, la gran oportunidad para reactivar la economía

A pesar del proceso de cambio que vive el sector vivienda y reconociendo su papel como satisfactor social, para México es fundamental recuperar lo que esta actividad productiva representa como motor de desarrollo económico y generador de empleo

Son muchos los factores que provocaron que México viviera un periodo de desaceleración económica durante el año que acaba de concluir… Y sin embargo, en medio de la incertidumbre el objetivo de políticas públicas y acciones de gobierno estuvo dirigido a crear condiciones propicias para retomar en forma acelerada la senda de crecimiento.

Es en este contexto que la vivienda vive un profundo proceso de redefinición de rumbo…

Pedro Vaca Elguero, director general de Cadu Inmobiliaria, en entrevista para Capital de México, explica cómo es que a partir de los objetivos de las nuevas políticas públicas y la probada fortaleza de la capacidad instalada del sector, la vivienda puede seguir siendo un poderoso motor de desarrollo económico y social.

 

Siguen faltando casas

 

“No hay que darle vueltas, México sigue y seguirá necesitando viviendas fundamentalmente por dos factores; el primero y que sustenta al segundo, es el ámbito social, porque la vivienda es una necesidad humana básica… y en nuestro país, derecho constitucional de toda familia.

“La vivienda es tema de retos… pero también de oportunidades si consideramos un déficit de que afecta a 9 millones de familias, los cerca de 650 mil hogares que se forman cada año, y que en este momento existe la mayor cantidad de jóvenes que ha habido y que habrá en la historia de nuestro país. Estamos hablando de 23.9 millones de personas que hoy tienen entre 14 y 24 años; muchos de los cuales estarán integrándose al mercado laboral y/o formando nuevos hogares en los próximos 10 años, y con estas cifras es posible visualizar el tamaño del reto tanto para la política de vivienda, como para el sector.

“El segundo ámbito en el que la vivienda tiene una importancia de primer nivel es el económico. Y quiero precisar que el reconocimiento que tiene el sector como motor del mercado interno se debe a su probada capacidad para generar inversión y empleo, que repercute no solamente en la construcción de viviendas, sino en 37 ramas de la actividad económica nacional”.

 

Motores de desarrollo

 

“La vivienda es pieza clave en la construcción de un país desarrollado y próspero. Y actualmente, aunque el modelo de vivienda ha vivido diversas transformaciones en vías de cumplir con las nuevas políticas federales tanto de desarrollo urbano como de vivienda, lo que ha sido un proceso difícil de transitar; lo que se espera es mayor impulso al sector, con mayor coordinación, con mayores inversiones y planeación del desarrollo urbano.

“Sin embargo, para hacer esto realidad existen problemas estructurales a nivel local, como falta de capacidad, instrumentos, inversiones, planificación y criterios y normativas uniformes; el gobierno federal a través de la Sedatu está buscando instrumentar la nueva política nacional de desarrollo urbano, a través de una mayor coordinación entre los tres órdenes de gobierno, a fin de aterrizar las políticas federales en programas estatales y municipales de desarrollo urbano; desde mi óptica el reto está en hacer realidad esta coordinación en la ejecución de los programas a nivel local, incrementando la capacidad económica, tecnológica y humana de los municipios”.

 

Sólida capacidad productiva

 

“Una buena noticia es que el sector tiene una sólida capacidad para producir viviendas de calidad. Entre las más de mil empresas desarrolladoras de vivienda que hay en México, existe una base de de firmas consolidadas que han logrado superar diversos obstáculos; el más importante y reciente, la crisis del 2009, y que han sabido adaptar sus modelos de negocio para hacer frente a la nueva realidad, estas empresas tienen la capacidad de retomar los niveles de producción alcanzados en 2008, siempre y cuando el financiamiento y la demanda logren ser estimuladas por la política federal y las condiciones económicas del país.

“La vivienda hoy en día debe ser vista como un factor básico del desarrollo, debe ser considerada como un elemento indispensable para lograr objetivos de mayor alcance como la seguridad pública, la educación y la salud, entre otros. Aquí deseo ser muy contundente, la vivienda es una oportunidad para reactivar la economía”.

 

Esencia urbana de la vivienda

 

“Pero además, y en línea con las nuevas políticas públicas, al ser la vivienda elemento central de las ciudades, debe integrarse con total oportunidad a la planeación y diseño urbanos, considerando criterios de sustentabilidad tanto en su construcción como en el transcurso de su vida útil.

“La industria de vivienda está en un periodo de transición que representa para las empresas mayor inversión y mayores ciclos de retorno del capital de trabajo.

“Esta transición tiene un impacto en el corto plazo, el cual es necesario y con un beneficio potencial muy grande a largo plazo para las familias y el país, incluso a nivel global por el tema de la sustentabilidad.

“El reto será aprovechar las oportunidades y tener la capacidad de capitalizar en un mayor crecimiento y participación de mercado”.



Horacio Urbano es arquitecto. Su experiencia profesional se ha desarrollado en los diferentes ámbitos que definen la industria de la vivienda. En 1999 inició un proyecto editorial dirigido a los sectores inmobiliario y construcción que a lo largo de los años se ha convertido en una poderosa plataforma multimedios y en una verdadera referencia para esta industria. Fundador, junto con la también arquitecta Roxana Fabris, de Grupo Centro Urbano, firma que impulsa y desarrolla una serie de esfuerzos de comunicación relacionados con estos sectores. Como parte de su trabajo en México y el extranjero, ha escrito o participado en una serie de libros especializados, es colaborador de diferentes medios impresos y electrónicos, es activo conferencista y bajo diferentes modelos colabora también con diversas empresas e instituciones públicas y privadas del sector.