Search

Ordenamiento territorial, pilar para la vivienda

La arquitecta Sara Topelson menciona que tras los foros de consulta organizados por la Sedatu, el sector espera el Programa Nacional de Desarrollo Urbano y Vivienda (PNDV) para consolidar la planeación de las ciudades y las zonas rurales

El reto que enfrentará el sector de la vivienda para lograr en los próximos años un crecimiento a través del ordenamiento territorial, radica en generar instrumentos que permitan llevar a la práctica tanto a nivel estatal como municipal las acciones planteadas por el Ejecutivo Federal.

Ante este hecho, la arquitecta Sara Topelson Fridman, quien fuera ex subsecretaria de Desarrollo Urbano y Ordenamiento Territorial de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), expresó en entrevista para Capital de México que de ser asertivos la expansión de las ciudades se detendrá en los próximos seis a 10 años.

Recordó que en los últimos 20 años, de 1980 a 2010, la población se duplicó mientras que las manchas se multiplicaron por 10, por lo que refirió que la ciudad no es un ente que cambia a voluntad propia sino que se crea, se desarrolla y se consolida en el tiempo.

“El fenómeno que vemos ahora, podemos decir que toda esta expansión tardó unos 25 años, entonces demos al menos un periodo de 10 años para comenzar a ver que esas manchas ya no se expandan y que el crecimiento poblacional se ubique al interior y comenzar paulatinamente a elevar la densidad”, declaró Topelson.

Indicó que además se verá cómo es que de manera paulatina se consolidan los centros urbanos, la ciudad policéntrica y las redes de comunicación se conecten, pero siendo muy asertivo en 5 años se comenzará a ver algo de este cambio de dirección.

“La vivienda es como un gran tren que va y vemos que si sigue en esa dirección topará con un precipicio, entonces tenemos que virar la dirección, pero la iremos virando 2 o 3 grados cada 6 meses, cada 8 meses, para que poco a poco vallamos virando la dirección de ese tren. La buena noticia es que ya comenzamos este viraje”, explicó.

Reafirmó los esfuerzos que el Gobierno federal, a través de la Secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), ha hecho por la industrial de la vivienda, donde indicó que si bien existen muchos intereses involucrados también se han creado políticas públicas donde tienen participación los municipios, las entidades federativas, así como la inversión pública y privada.

“Se hicieron 32 foros de consulta estatal para la discusión del Programa Nacional de Desarrollo Urbano y Vivienda (PNDUyV), entonces los estados ya están consientes, hay que hacer mucho mayor difusión pero ahora habría que hacer en conjuntos de municipios reuniones para transmitirles este nuevo enfoque del Gobierno federal”, expresó.

Topelson Fridman refirió que los cambios que hoy se enfrentan eran absolutamente necesarios, tan sólo la Sedatu, representa un órgano que es pilar para articular la construcción de la vivienda, donde el destino de los subsidios además coadyuvará al ordenamiento de las zonas urbanas que ya están desarrolladas.

“Esperemos consolidar al menos las 132 ciudades que tenemos en el país de más de 50 mil habitantes, a través de inserciones puntuales al interior de la ciudad, claro la propuesta teórica está bastante desarrollada, creo que a más tardar en enero o febrero tendremos la publicación del Plan Nacional de Desarrollo Urbano, un documento muy importante para ordenar al sector”, estimó la arquitecta.

Para Topelson la buena ciudad es la que se basa en buenas comunidades, las cuales deben estar integradas en redes sociales, en la consolidación de barrios, donde estos son los que hacen a la ciudad; no obstante, ha sido la expansión de estas ciudades la que los ha alejado rompiendo estas redes sociales por lo que al recuperar la ciudad dependerá de un trabajo conjunto con la gente.

“Claro que hay que trabajar con la gente, que se convenza, que desee volver a mejores entornos, a estos entornos integrales donde se les permita construir redes sociales, comunidad, y entonces ese será el basamento, sobre el cual se finque esa teoría de mayor densidad, de zonas mejor servidas a distancias caminables con todo tipo de servicios y que estén bien conectadas”, detalló.

De acuerdo con la arquitecta, este cambio deberá además tomar en cuenta un servicio público eficiente y vías peatonales de calidad para que la gente poco a poco abandone el uso del automóvil.

“Esto no es algo que estemos inventando para México, el mundo entero está en esa tendencia, aun los Estados Unidos que siempre fue el gran promotor del automóvil, no ha dejado de promoverlo pero hoy puedes ir a una ciudad tan dispersa como Fenix y vivir en un departamento en el centro desde el cual puedes ir caminando al transporte público, a la farmacia, al café o al museo”, indicó.

Además mencionó que las ciudades europeas están optado por otro modelo por lo que refirió que los franceses hicieron un programa que se llama “vit dans le centre”, es decir, vivir en el centro pero simultáneamente han hecho nuevas líneas de trenes ligeros y el automóvil, la zona ya más central de las ciudades se llama Z30 para que el automóvil no pueda ir a más de 30 kilómetros por hora y donde se les pone todas las trabas para promover el transporte público pero éste se caracteriza por ser de calidad.

Por ello en México, afirma Sara Topelson, desde hace años era necesario un reajuste importante en el sector vivienda.

“Porque el modelo de vivienda se estaba agotando, entonces ahora el gran paso que lo veo como algo muy positivo y felicito al Presidente Enrique Peña y a todo su equipo, fue el haber creado una Secretaría que conjunte en una entidad, un eje rector de los temas agrario, desarrollo urbano y vivienda y por ende el tema territorial, una de las acciones más positivas que hemos visto en el último tiempo”, finalizó.

 



Egresada de la FES Aragón, UNAM; con experiencia en el ramo agropecuario en el suplemento AgroXXI de Milenio, hoy desde Centro Urbano reporta las noticias con temas que atañen a las grandes ramas de la industria habitacional como el sector inmobiliario, hipotecario y vivienda; le apasiona todo aquello que vale la pena: la escritura, la música y la lectura.