Search

La vivienda usada ya le habla de ‘tú’ a la vivienda nueva

Columna-Vivienda usada-nueva-Edgar Rosas

En los últimos años hemos sido testigos de un fenómeno particular: mientras la vivienda nueva va a la baja, la vivienda usada gana terreno, y se coloca como la favorita de los mexicanos al momento de adquirir una propiedad.

Y esta tendencia la hemos observado por lo menos desde 2017. En esos últimos años de la administración anterior, fue claro que mientras la vivienda nueva luchaba por mantenerse en los mismos niveles, la vivienda usada destacaba en el mercado con un ritmo que mostraba tintes al alza.

Incluso la propia dirección del Infonavit que cerró el sexenio anterior lo advirtió. En 2017, ellos aseguraban que la balanza en la colocación de crédito del Instituto estaba 70-30, ya pegando a 60-40, con clara tendencia a la vivienda nueva.

Hoy, el futuro nos alcanzó y los pronósticos se han cumplido. Y es que los datos que arroja la colocación hipotecaria del propio Infonavit son reveladores y dejan clara esta tendencia de las familias hacia la vivienda usada, en donde la compra por unidades del mercado secundario ya se da a la par de las unidades nuevas.

Y para ello las cifras. Tan solo en 2019, con números a octubre, de los 267,321 créditos para compra de vivienda otorgados por el organismo bajo los diversos esquemas, 44.7% fue para vivienda usada, es decir, 119,705 créditos, contras 147,616 financiamientos para compra de vivienda nueva.

Pero aquí hay un dato más: mientras la vivienda usada se mantuvo en los mismos niveles en comparación con 2018, la vivienda nueva tuvo una caída de 15.72 por ciento. De esta forma, en 2018, con cifras a octubre, se colocaron 294,959 créditos para adquisición, de los cuales 175,147 fueron para vivienda nueva y 119,812 para vivienda usada, es decir una relación 60-40.

Ahora, a partir de este crecimiento, el Infonavit ya plantea una modificación en su dinámica de otorgamiento de crédito. Y en aras de atender este aumento en la demanda por vivienda usada, el Infonavit contempla para 2020 equilibrar la balanza.

Así es, dentro de sus metas para 2020, el organismo contempla 362,971 créditos para adquisición de vivienda, de los cuáles 49.2% serán para apoyar a las familias en la compra de vivienda usada. Sí, casi la mitad de los créditos del Instituto serán para vivienda usada. De esta formal, de los 362,971 de los créditos contemplados para el año que recién comienza, 178,740 serán para vivienda usada.

Con ello, por primera vez, el Infonavit contempla, para un plan financiero anual, colocar prácticamente la misma cantidad de créditos para vivienda nueva que vivienda usada. Algo que sin duda marca un hito en la historia de la vivienda en el país.

Será importante para la industria analizar esta tendencia, que sin duda dice algo y ya provocó que el organismo financiero más importante del país se ajustara a las condiciones y dirigiera su colocación a lo que pide la demanda.

Lo importante de este punto es que se abre un panorama de análisis para el sector. Lejos de ver el tema como una disputa por el mercado entre la vivienda nueva y el mercado secundario, este rubro debe verse como una área de oportunidad que permitiría detonar al sector en su conjunto. Y no es para menos, los especialistas han sostenido que una buena dinámica en el mercado de vivienda usada habla de un mercado de la vivienda maduro y potente.  



Editor de Vivienda en Centro Urbano. Egresado de la maestría en Periodismo Político de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García (EPCSG). Estudió la licenciatura en Comunicación en la Universidad Mexicana. Amante de la crónica y el reportaje. Admirador de Vicente Leñero y Miguel Ángel Granados Chapa.