Search

Vivienda y suelo se convirtieron en bienes especulativos: Moreno

El Director de ONU Hábitat para México encomió la visión que planea el nuevo gobierno para inyectar una visión social en la política de suelo

La falta de una política clara y de planeación, provocaron que, en México, la vivienda y el suelo, lejos de ser elementos que impulsaran la visión del desarrollo sostenible, se convirtieran en bienes especulativos, consideró Eduardo López Moreno, director ejecutivo de ONU-Hábitat para México y Centro América.

En el marco del Día Mundial del Hábitat, el especialista señaló que los retos para México en materia de desarrollo urbano y vivienda son grandes. Sobre todo, dijo, porque hay una gran desigualdad, que pone a un importante número de mexicanos en la imposibilidad de acceder a soluciones habitacionales dignas.

“Los retos nos parecen muy claros: un país de ingresos intermedios, pero que tiene una clase media que no corresponde a la noción de ingresos intermedios. Es decir, hay todavía más pobres que clase media.

“En México, cuatro de cada 10 habitantes son pobres, y se encuentra entre los cuatro o cinco países de América Latina con mayor desigualdad y acceso a los recursos. La agenda es clara y el nuevo gobierno la ataja muy bien”, dijo.

López Moreno destacó que, en las últimas décadas, se ha impulsado un modelo de desarrollo en el que, la riqueza generada por los procesos urbanos no llega a la ciudadanía, y se queda en sólo algunos actores, entre ellos, desarrolladores. No obstante, dijo, la llegada del nuevo gobierno abre un panorama de optimismo, al representar una oportunidad para darle vuelta a ese modelo.

“El director del Infonavit hizo una referencia al cambio de modelo, en donde antes había preventas, beneficios; una serie de mecanismo derogatorios, de usos de suelo y de beneficios de tal forma que, la captura de plusvalía y otras de las grandes oportunidades que podría traer la urbanización, no iban necesariamente a los habitantes de las ciudades, sino muchas veces a inmobiliarios, pero no a todos”, indicó.

El Director General de ONU Hábitat México señaló que en este contexto, el cambio es fundamental. En relación a la postura del nuevo gobierno, encomió las intenciones por retomar la rectoría del Estado sobre la planeación y el territorio.

“El cambio significa una presencia fuerte de Estado, significa también aplicar leyes y reglamentos, una política de inclusión, una visión social en donde la planeación deja de ser un ejercicio tecnocrático y se convierte en un bien público. Vemos un gobierno que le apuesta a una visión multilateral, y que le apuesta a defender los intereses de los habitantes de a pie, a través de políticas y acciones”, manifestó.

Sumado a lo anterior, subrayó el papel que la nueva a administración pretende impulsar desde el Instituto Nacional del Suelo Sustentable (Insus). Dijo que la valía del planteamiento del nuevo gobierno tiene que ver con el recuperar la visión de la gestión social del territorio.

“El Insus retoma la función social del suelo; retoma la idea que el suelo debió haber sido un vector, como la vivienda, de desarrollo sostenible. Sin embargo, en lugar de convertirse en un activo, se convirtieron en bienes de especulación.

“Entonces en ese cambio nos queda claro que la política de suelo actual busca acercar la ciudad a los habitantes, políticas de densificación, ciudades más caminables; hacer que las ciudades tengan usos de suelo mixtos, poblaciones más diversas, romper con esa dinámica que se venía creando de ciudades para ricos y pobres. Y convertir las ciudades en lo que siempre debió haber sido: una ciudad donde se mezclan usos de suelo, y personas”.



Editor de Vivienda en Centro Urbano. Egresado de la maestría en Periodismo Político de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García (EPCSG). Estudió la licenciatura en Comunicación en la Universidad Mexicana. Amante de la crónica y el reportaje. Admirador de Vicente Leñero y Miguel Ángel Granados Chapa.