Search

El reto de la vivienda social para el 2S2019

El reto de la vivienda social para el 2S2019

Las autoridades han planteado el concentrar esfuerzos en familias de bajos ingresos. No obstante, en ese camino, a pesar de ser un planteamiento aceptado, ha generado una serie de efectos que agravan la situación en otros nichos y segmento de la población también de menores ingresos

La industria de la vivienda concluye la primera mitad del 2019 en un escenario de transformación y definiciones en torno a la política de vivienda. Si bien, el objetivo de las autoridades ha sido el generar ajustes para enfocar los esfuerzos en los que menos ganan, aún faltan una serie de elementos importantes por concretar que permitirán dinamizar a la industria, establecer las reglas calaras y con ello poder crear las condiciones para hacer efectivo el derecho a la vivienda.

Y en eso coinciden diversos especialistas del sector, quienes aseguran que a pesar que las decisiones de las autoridades van en línea con el objetivo de ayudar a las familias de menores ingresos a acceder a una solución habitacional, las medidas han carecido de una visión integral, lo que ha generado un impasse en el sector.

Y es que las cifras registradas en el primer semestre ya hablan de una desaceleración importante, tanto en compra de vivienda como en proyectos en marcha. En ese sentido, la vivienda social, que es el objetivo por atender del gobierno, es donde más se ha visto el impacto: por un lado, la eliminación del subsidio como había operado hasta el año pasado, sumado a la falta de una polìtica clara, ha impactado en la construcción de vivienda barata, y por supuesto, en la posibilidad que más familias puedan comprar una casa a través del Infonavit.

A decir de empresarios, uno de los elementos que más urge de cara a enfrentar la parte final del año es la definición de la Nueva Polìtica de Vivienda. Pues, para poder concretar los proyectos que vayan dirigido a la base de la piramide, primero es necesario conocer cuáles serán las reglas para definir el camino a seguir, así como los esquemas que tiene pensado impulsar el gobierno para atender a las familias mediantes los canales formales.

En esa línea, hasta el momento uno de los pendientes es la atención al segmento de no afiliado. Cabe recordar que en Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) se trabaja en un modelo con el que se impulsa el acceso a financiamineto para este segmento de la población. Además que para la segunda mitad del año uno de los factores importantes por consolidar será el aumento de montos del Infonavit y las reglas de otorgamiento de credito, pues una de las medidas a considerar es hacer más estrcitas las reglas para evitar que se compren casas, por ejemplo, fuera de los Poligonos de Contención.

Propuestas contrastantes

En lo referente, en palabras de Sara Topelson, presidenta de la Fundación Cidoc y una de las voces autorizadas para hablar de vivienda, la propuesta que puso sobre la mesa Sedatu ha caído en contradicciones. La especialista, quien fuera funcionaria federal, consideró que a pesar que el planteamiento de Sedatu para ordenar el territorio e impulsar la vivienda es positivo, aun le falta una estructura para llevarla a la realidad.

Topelson manifestó que resulta fundamental construir los esquemas que lleven a la práctica la propuesta teórica de Sedatu, pues, dijo, si bien la intención es llevar vivienda de calidad a la población de bajos recursos, una parte de las medidas han golpeado a la industria y las familias, como la falta de subsidio.

 

“Estos primeros meses de gobierno creo que son contrastantes. Por un lado vemos que las propuestas de Sedatu, de ordenar la vivienda, de que la vivienda tenga mejor ubicación, de trabajar sobre los entornos urbanos integrales, pues son muy positivas, pero por otro lado también hemos visto una desaceleración del sector: la venta de vivienda nueva ha venido a la baja.

“Y en esa línea falta conjuntarse los dos temas: el tema de la propuesta teórica, que es muy buena, con el tema de la realidad actual, que sí se ha visto un poco golpeada sobre todo por la falta de subsidios”, dijo.

La arquitecta Topleson reconoció que los primeros meses de los nuevos sexenios resultan complicados. No obstante, dijo, conforme avancen los meses el panorama se calirifcará. Añadió que será importante generar las condiciones, sobre todo en el tema de vivienda social, pues si bien la intención del gobierno es impulsar este segmento, la realidad es que en este primer semestre, con las decisiones y faltas de definción, ha sido muy golpeado.

“Tomará un tiempo el que haya un reajuste. Siempre los cambios tienen reajustes y este era importante. Ahora el contexto tendrá que adaptarse a este nuevo esquema en el que los subsidios que hay, están enfocados básicamente a la vivienda para la población de menores ingresos.

“Yo creo que en unos meses más ya veremos esto encaminado. Ha sido más lento de lo que hubiéramos querido, pero las intenciones y los propósitos se ven bien. Sin embargo, no podemos negar que el sector vivienda se ha visto afectado y estos ajustes han generado mucha cautela en los inversionistas en materia de vivienda, y de vivienda social sobre todo”, dijo.

Un elemento a considerar, señaló Topelson, es que al haber esta cautela por parte de los desarrolladores ante los cambios y a la espera de la Nueva Politica de Vivienda, hacia futuro habrá un impacto en el número de viviendas disponibles. El escenario para el cierre de 2019, dijo, es a la baja para, aunque por la fortaleza del sector se mantendrá como un motor de la economia.

“Por un lado creo que, al ver los resultados de 2018 (…) vamos a tener un cierre de año a la baja, por esta cautela que mencioné y porque ha habido circunstancias importantes: una es que el costo de la vivienda se ha incrementado en 9.3 por ciento, lo cual tiene sus consecuencias. También vamos a tener consecuencias al final del año por el hecho que se están construyendo menos viviendas por la misma razón por la cautela, por los nuevos sistemas con los que se están trabajando.

“Y con el tema de crédito, si bien Infoavit y Fovissste siguen con la entrega de crédito, la banca es la que más ha crecido, pero son créditos hipotecarios que sólo atienden a la población que gana más de cuatro o cinco salarios mínimos, entonces vemos una disminución en la accesibilidad para la población de menores ingresos, que esperamos que se reajuste, pero tomará un tiempo”, señaló.
Panorama incierto

Por otro lado, de acuerdo con Marco Antonio Salazar, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de la Vivienda (Canadevi) delegación Nuevo León, una de las urgencias de cara a la segunda mitad del año es la presentación de la Nueva Política de Vivienda. El empresario subrayó que este es un elemento fundamental, pues es necesario empezar a trabajar en las casas que se demandarán en 2020. Sin embargo, aún no existen las directrices que guíen esta actividad.

“Aún no conocemos a detalle lo que puede implicar esa nueva política. Seguramente no tendrá nada que ver con la operación del 2019, pero muchas empresas en los próximos dos meses estamos comenzando el programa del 2020. Entonces, pues este negocio tiene un proceso de seis a nueve meses nada más de la edificación de viviendas. Son ciclos largos y necesitamos conocer por dónde irán las reglas”, apuntó.

 

Este texto se incluye en la edición 120 de Revista Vivienda.



Editor de Vivienda en Centro Urbano. Egresado de la maestría en Periodismo Político de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García (EPCSG). Estudió la licenciatura en Comunicación en la Universidad Mexicana. Amante de la crónica y el reportaje. Admirador de Vicente Leñero y Miguel Ángel Granados Chapa.