Search

Arte urbano, factor protector en zonas con marginación económica y cultural

Arte urbano, protector en zonas con marginación económica y cultural

En Querétaro y Guadalajara es donde más se registra y se respeta el llamado arte urbano, y se busca dar espacios a los jóvenes grafiteros y artistas

El arte urbano, de acuerdo con jóvenes grafiteros queretanos como Foster (Mario Hernández), Andrey Sánchez y Santiago Diez, abunda en las zonas con marginación económica y cultural, así como en zonas de riesgo y con escaso nivel educativo.

En las ciudades mexicanas de Querétaro y Guadalajara es donde más se registra y se respeta este tipo de arte, además de que se busca dar espacio a los jóvenes grafiteros, de manera que esta actividad es ya parte de la vida cotidiana de dichas urbes.

Santiago Diez, gestor cultural y actual coordinador del proyecto ‘Cultura en Comunidades y Barrios de Querétaro’, considera que, en dichos lugares, el arte urbano funciona como un factor protector, a través del cual “podemos sacar lo mejor de estos chavos”.

Diez define al grafiti, en sus raíces más precarias, como “la firma de lo que denominamos el tag, que es, digamos, la semilla de todo lo que viene siendo el grafiti, es una herramienta de pertenencia, de marcaje, es como una firma, pero a la vez como una marca”, y reconoce que es una actividad que, aún actualmente, se realiza clandestinamente.

El especialista explica la manera en la que ha ido evolucionando el arte urbano: “Paulatinamente esa firma o tag se va elaborando a dos colores, a tres colores se empieza a meter que las letras no sean tan legibles por alguien que no entiende, digamos, la caligrafía y paulatinamente se va complicando, se empiezan a incorporar imágenes de pequeñas caricaturas, muñecos, se empieza hacer un sistema más complejo hasta llegar a ser lo que vendría siendo el muralismo”.

Diez detalla que es, precisamente, en este punto donde comienza a ser llamado arte urbano, y entra en discusión si se le puede, o no, llamar grafiti, ya que ésta es una actividad que se hace al margen de la ley.

Hoy en día, pintar paredes, muros, oficinas, casas e incluso edificios públicos ya es parte de la cultura hip hop, en la que los jóvenes, de una u otra forma, forman parte de ello en los barrios y colonias de las grandes ciudades.

Andrey Sánchez, otro grafitero queretano, señala que en este momento existe un auge del arte urbano: “Hay mucho auge de todo este movimiento y esperemos que no solo sea en estos tiempos que está un poquito como en tendencia, sino que más bien siga teniendo una continuidad y los artistas puedan seguir encontrando posibilidades aquí en la ciudad para seguir desarrollando esta actividad”.

Por su parte, Foster, un artista urbano de tan solo 20 años de edad, considera que hay un gran futuro para el grafiti y muralismo urbano, ya que existen muchos artistas de calidad en el país, como lo demuestran algunos de sus amigos que han estado desplazándose al extranjero.