Search

¿Por qué se debe considerar la orientación de una vivienda?

¿Cuál es la orientación apropiada para mejorar clima de la vivienda?

Expertos aseguran que una vivienda con una adecuada orientación puede suponer un ahorro de hasta 70% en el consumo de climatización e iluminación

Arquitectos y expertos del sector inmobiliario aseguran que una vivienda con una ubicación y orientación adecuadas, de acuerdo a los usos y hábitos de la misma y de sus habitantes, permite tener un mejor clima en su interior.

Además, de acuerdo con el sitio web de Arrevol Arquitectos, una vivienda con una adecuada orientación puede suponer un ahorro de hasta 70% en el consumo de climatización e iluminación.

Según datos del portal inmobiliario Propiedades.com, el 64.6% de los inmuebles en la Ciudad de México se orientan hacia el norte, 19.3% hacia el este, 8.6% hacia el sur y 7.3% hacia el oeste.

Al respecto, el arquitecto Ricardo Nurko, profesor de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explica que en la capital mexicana las trazas urbanas están contempladas para que las manzanas sean más cortas en el sentido oriente-poniente y más largas en el sentido norte-sur, por lo que las viviendas se orientan hacia el norte para que pueda entrar algo de sol por el lado sur.

Con respecto a la orientación más conveniente, el arquitecto señaló que si la vivienda se ubica en un lugar caluroso, se recomienda evitar la orientación directa al sur, ya que en el hemisferio norte y por la latitud de la CDMX y el resto del país, el sol pega por el lado sur, además, por el oriente entra la luz de la mañana y por el poniente la de la tarde.

Si estás en lugares templados, entonces hay que buscar el sol y abrir espacios hacia el sur y hacia el poniente, ya que la luz de la tarde es mucho más fuerte que la luz de la mañana”, indicó.

Nurko agregó que, antes de adquirir, rentar o construir un inmueble, hay que realizar un análisis profundo del sitio, conocer la localidad y ver las cualidades del terreno. Esto se debe a que, por ejemplo, si hay árboles en el entorno, éstos pueden ayudar mucho a reducir el calor, y si son árboles que en invierno pierden las hojas, ayudan a dejar pasar la luz del sol.