Search

Esquema de autos compartidos entrará en vigor en la CDMX en 2020

Esquema de autos compartidos entrará en vigor en la CDMX en 2020

El esquema de autos compartidos forma parte de las medidas del Gobierno capitalino para reducir la contaminación atmosférica

De acuerdo con diversos estudios, la Ciudad de México es una de las urbes con más congestionamientos viales del mundo, además de que los automóviles son la principal fuente de contaminación atmosférica.

Por esta razón, el Gobierno de la Ciudad de México presentó varias medidas, con las que pretende mejorar la movilidad y reducir la contaminación derivada de los congestionamientos viales, que incluyen la restricción a la circulación de vehículos que tengan placas de otros Estados, la creación de una mejor red de transporte público y un esquema de autos compartidos.

Esta última busca la implementación de viajes compartidos en automóviles privados en las vías de acceso controlados de la CDMX, es decir avenidas primarias cuyas intersecciones son generalmente a desnivel, cuentan con carriles centrales y están separados por camellones. Esta medida entrará en vigor en 2020 y será obligatoria de las 7 a las 10 de la mañana, horarios en los que se presentan más congestionamientos.

El titular de la Secretaría de Movilidad de la Ciudad de México (Semovi), Andrés Lajous, explicó que se busca que en estas vialidades haya un carril de alta velocidad, al que solo podrán incorporarse autos con dos o más pasajeros. “El reto de la movilidad es que muchas personas nos movemos en la misma dirección a la misma hora”, agregó.

Lajous señaló que, para que este esquema entre en vigor se necesitarán cámaras de vigilancia y agentes de tránsito que verifiquen que solo autos compartidos circulen por estos carriles, y expresó que las sanciones para las personas que incumplan con esta medida, así como las vialidades en las que se implementará y otros aspectos, están aún por definirse.

El esquema de autos compartidos ha sido objeto de críticas por parte de los ciudadanos, pues, aunque se ha implementado en muchas otras ciudades del mundo, la evidencia sobre su efectividad a lo largo del tiempo no es muy favorable, pues los usuarios encuentran maneras de infringir la ley.