Search

INAH revela cómo se definió la primera traza de la Nueva España

INAH revela cómo se definió la primera traza de la Nueva España

El INAH reveló el proceso de la primera traza urbana tras la caída de Tenochtitlan en 1521 creada por el español Alonso García Bravo 

La primera traza de la Nueva España marcó una fase de gran transformación arquitectónica y urbanística del país, según lo señaló Luis Huitrón Flores, historiador y profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), durante el ‘5° Coloquio de Arqueología Histórica’ organizado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Huitrón Flores explicó que la traza tuvo influencia en las ideas urbanas europeas del militar Hernan Córtes y se vio obligada a coexistir con algunos elementos que sobrevivieron a la caída de la antigua Tenochtitlan.

La primera traza se concretó en un espacio de 170 hectáreas con el fin de dotar espacialidad y vivienda al estilo español, con la reutilización de áreas adaptables y reciclaje de material de construcción con las ruinas de los edificios mexicas.

El historiador detalló que el desarrollo de bloques subdivididos en manzanas inició con la previsión de Alonso García Bravo, encargado de realizar la primera traza de la Nueva España, de utilizar el gran espacio que quedó tras la demolición de los templos menores que se ubicaban a un lado del Templo Mayor, y emplear el tamaño de esta área como un módulo para definir el tamaño de las cuadras que se extenderían hacia los cuatro puntos cardinales.

La nueva traza se vio limitada al norte por la calle de las Escalerillas, al sur por la Acequia Real, al este por el Palacio de Moctezuma y al oeste por el Palacio de Axayácatl, formando la primera plaza de la Ciudad de México, señaló Huitrón, por tanto los edificios gubernamentales y habitacionales de ese momento tuvieron que ser construidos alrededor de esta plaza y las primeras calles trazadas, las cuales tenían la finalidad de que los hogares tuvieran uniformidad territorial por bloque.

Los bloques formados por García Bravo fueron siendo fragmentados debido a la presencia de edificios prehispánicos, calles ya estipuladas por los antiguos pobladores y el curso de los canales de Tenochtitlan, el historiador de la UNAM aclaró que las calzadas mexicas representaban una estructura inamovible para el desarrollo interno de la urbe, además de ser la conexión con tierra firme.

Por su parte los canales afectaron la segmentación de las calles y solares, mientras que el Templo Mayor representó un problema en la distribución del espacio pues su demolición duró hasta 1541, puntualizó Luis Huitrón.