Search

El comercio electrónico revoluciona al sector inmobiliario

Sordo Madaleno y Carso inauguran ampliación de Plaza Satélite

En CDMX se absorbieron más de 150,000 metros cuadrados de oficinas, por empresas ligadas a la tecnología y comercio electrónico

En 2019 las transacciones de compra y venta de bienes y servicios por internet, será la actividad que marque la pauta en el mercado de la logística y distribución en el sector inmobiliario, aseguró Sergio Pérez Castilleja, director ejecutivo de Servicios Corporativos Globales (GCS) LATAM de Newmark Knight Frank (NKF),

De acuerdo con el directivo en México el comercio electrónico ha crecido de manera acelerada pues en 2012 está actividad representaba una derrama económica de 85,700 millones de pesos mientras que en 2018 representó más de 137,505 mdp.

“A consecuencia de este acelerado desarrollo hemos visto numerosas repercusiones en la forma en la que las empresas operan su negocio, como ejemplo, tan solo en la Ciudad de México se absorbieron más de 150,000 metros cuadrados de espacio de oficinas, por empresas ligadas a la tecnología y comercio electrónico”, indicó el director ejecutivo de GCS LATAM de NKF.

De acuerdo con la CONDUSEF, de enero a septiembre 2018, se realizaron poco más de dos billones 181,000 millones de pagos en comercios y servicios con tarjetas de crédito o débito, representando las compras en tiendas electrónicas el 9.4% del total de las operaciones efectuadas con estos medios de pago y el 10.2% en términos de valor.

En cuanto al frente industrial, el impacto ha sido directo, por ejemplo, la zona de San Martin Obispo, en Cuautitlán Izcalli, Estado de México, que en el año 2000 no contaba con inventario, ahora tiene más de un millón de metros cuadrados dedicados casi exclusivamente a la distribución de productos, o Tepotzotlán que pasó de 200 mil metros cuadrados de inventario en 2003 a 2.7 millones en el año 2018.



Reportero de negocios, inmobiliario, construcción e industria. Me interesa la economía, política, historia y antropología. Estudié en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Tengo experiencia en el sector público, la industria del acero, ingeniería civil, IT y corporativos; soy un nostálgico nacionalista contemporáneo que cree en la grandeza de su país. Asiduo lector de Juan Rulfo, José Revueltas y J. R. R Tolkien.