Search

Comunidad Feliz, la plataforma inteligente para administrar edificios

Comunidad Feliz, la plataforma inteligente para administrar edificios

La plataforma que opera en México 40 condominios desde diciembre, reduce hasta 30% la morosidad en la administración de los inmuebles 

En 2015 nació en Chile un proyecto que despegó para consolidarse como uno de los negocios más innovadores de América Latina para transparentar los gastos de edificios y condominios que deben rendir los administradores, y así atacar los grandes problemas de morosidad en la comunidad andina.

Cuatro años después, Comunidad Feliz -la plataforma financiera y tecnológica para administrar inmuebles– llega a México ante una gran demanda de edificios y condominios que necesitan un sistema para transparentar y fiscalizar las finanzas del condominio.

“Comunidad Feliz nace en 2015 en torno a que la cuota de mantenimiento es la cuenta más cara a pagar, más que la luz, el agua y es de la que menos se tiene información. Para enfrentar este proceso nos dimos cuenta que el administrador requiere mucho apoyo, es una industria que está poco tecnologizada”, dijo en entrevista Antti Kulppi, CEO y fundador de la plataforma.

El directivo explicó que en la actualidad hay cerca de 600,000 condominios en toda América Latina que mueven más de 80 millones de dólares en las cuentas de mantenimiento, una oportunidad que han sabido aprovechar para perfeccionar sus redes para poder manejar ingresos, fondos y el pago online de la cuota de mantenimiento.

“Comunidad feliz es una plataforma que ayuda a una red social para el mantenimiento del condominio donde se puede votar, agendar amenidades, pagar online, y brinda un set de herramientas para el administrador de edificios para automatizar procesos, baja hasta 30% de la morosidad por transparentar los gastos, acompañado de herramientas de gestión, cobranza y notificaciones”, detalla el empresario.

La iniciativa nació en Chile y luego llegó a Colombia; a partir de diciembre de 2018, Comunidad Feliz se expandió a México donde ya tiene operaciones en 40 condominios. Antti Kulppi detalló que esperan para este año lograr una cobertura de 4,000 condominios en toda la región y los 1,500 en México.

“Nuestra expansión se debe principalmente a que los edificios y condominios realmente necesitan un sistema para transparentar y fiscalizar las finanzas del condominio. Especialmente porque se utiliza mucho efectivo y es una práctica muy común que el dinero se guarde en la cuenta de un administrador o del presidente del condominio”, señala Kulppi y detalla que en promedio este saldo es de 450,000 pesos.

Actualmente la plataforma tiene presencia en edificios de la Ciudad de México, Querétaro y Guadalajara, en su mayoría habitacionales, aunque también trabajan con inmuebles comerciales y parcelaciones agrarias. Antti Kulppi agregó que incluso en edificios de oficinas compartidas, incluso coworking, el modelo podría funcionar.

Comunidad Feliz llegó a México gracias al apoyo otorgado por View Accelerator, una aceleradora desarrollada por Blue Box y la constructora Tierra y Armonía, quienes buscaban una solución como la nuestra para aplicar en los edificios y condominios que entregan en Jalisco.

De acuerdo con la firma, México se convierte en el segundo país de latinoamérica donde tienen operaciones y una fuerza de venta especializada, lo que es una oportunidad para consolidarse en la región.

“Nuestro acierto ha sido el poder entrar en un mercado que existe desde hace muchísimo tiempo y que no ha logrado modernizarse, hasta el dia de hoy podemos encontrar administradores que llevan su gestión con lápiz y papel. Con nuestra plataforma se automatiza los procesos financieros de una manera sencilla y el paso a la nube es muy fácil”, detallan.



Reportero de negocios, inmobiliario, construcción e industria. Me interesa la economía, política, historia y antropología. Estudié en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Tengo experiencia en el sector público, la industria del acero, ingeniería civil, IT y corporativos; soy un nostálgico nacionalista contemporáneo que cree en la grandeza de su país. Asiduo lector de Juan Rulfo, José Revueltas y J. R. R Tolkien.