Search

Esculturas de la Catedral Metropolitana se someten a restauración

Las obras pertenecen a la ‘La triada escultórica neoclásica sobre las virtudes teologales: La Esperanza, La Fe y La Caridad’ creada en 1813 

A poco más de un año de los sismos de septiembre de 2017, la Secretaría de Cultura y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) continúan con la labor de restaurar el patrimonio arquitectónico y cultural que sufrió daños por los movimientos telúricos.

En esta ocasión, las instituciones realizan el proceso para la restauración de  ‘La triada escultórica neoclásica sobre las virtudes teologales: La Esperanza, La Fe y La Caridad’, realizada por el escultor Manuel Tolsá en 1813. Dicha obra está compuesta por tres esculturas que se encontraban sobre el reloj de la fachada de la Catedral Metropolitana.

Durante el temblor del 19 de septiembre, la escultura conocida como ‘La Esperanza’, cayó desde su base, a una altura aproximada de 45 metros; la caída provocó que ésta se partiera en dos partes (la superior, de la cintura a la cabeza y la inferior de la cadera a los pies), y que se fracturara seriamente en la parte de la cabeza. Las esculturas ‘Fe’ y ‘Caridad’ se giraron de la base en la que estaban sujetas, por lo que la segunda sufrió de una fractura en la base y en un pie.

Debido a los daños, la Secretaría de Cultura, a través de la Dirección General de Sitios y Monumentos, y el INAH, por medio de su Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC), decidieron desmontarlas y retirarlas el 8 de noviembre del año pasado, para ello se empleó una grúa con capacidad para levantar 220 toneladas de peso. Lo anterior a consideración que cada pieza está tallada sobre piedra chiluca, con una altura aproximada de 2.60 metros por 1.10 de ancho y 90 de profundidad, con un peso aproximado de  4 toneladas.

Liliana Giorguli, titular de la CNCPC, comentó que ya se trabaja en los procedimientos administrativos para que la aseguradora que contrata el INAH y el Fondo Nacional para Desastres Naturales (Fonden), les otorguen los recursos necesarios para la restauración y se puedan iniciar las intervenciones para este mes de noviembre.

En cuanto a las intervenciones para recuperar estas piezas, mencionó que “el proyecto plantea recuperar a ‘La Esperanza’ con las mismas características iconográficas que tenía antes del daño.” Además que “se reutilizarán los fragmentos originales para tratar de mantener la integridad del material, y en la parte donde hay pérdida por la pulverización del material, se harán reposiciones o resanes para recuperar la unidad.”

Asimismo, la restauradora agregó que la reparación de las piezas sigue el mismo proceso de atención al igual que todo el patrimonio cultural dañado por los sismos: diagnóstico, protección, elaboración y presentación de presupuesto a las dos instancias financieras antes mencionadas.

Una vez terminada la restauración de las tres piezas, se colocarán nuevamente en su lugar original bajo el cuidado de la empresa arquitectónica que se encargará de la restauración del cubo del reloj y cornisas, en donde se asegurará la estabilidad del pedestal y del pretil donde serán colocadas.