Search

Lloyd Wright reinventó la relación entre hombre, arquitectura y naturaleza

Lloyd Wright reinventó la relación entre hombre, arquitectura y naturaleza

El arquitecto diseñó alrededor de 1,114 obras arquitectónicas de todo tipo, de la cuales, 532 fueron realizados

El 8 de junio de 1867 nació el arquitecto estadounidense Frank Lloyd Wright, precursor de la arquitectura orgánica y uno de los principales maestros en la materia del siglo XX.

Este profesional inició el movimiento Prairie School, con el que desarrolló el concepto Usoniano, término utilizado por él mismo para referirse a su visión particular del paisaje de los Estados Unidos, lo que incluye el urbanismo de sus ciudades, y la arquitectura de sus edificios.

Lloyd Wright, considerado el mejor arquitecto estadounidense de todos los tiempos, cambió la forma en la que se construye y se vive, diseñó alrededor de 1,114 obras arquitectónicas de todo tipo, de la cuales, 532 fueron realizados, además de que creó algunos de los espacios más innovadores en Estados Unidos.

Sus inicios

Comenzó a estudiar ingeniería en la universidad de Wisconsin, pero después de dos años decidió abandonar la carrera y se trasladó a Chicago, en donde comenzó a trabajar en el estudio de Joseph Lyman Silsbee.

Tras considerarlo demasiado convencional, Lloyd Wright decidió abandonar dicho trabajo para comenzar a laborar con Louis Sullivan, que tenía su estudio en el Auditorium Building, en Chicago, y a quien Frank siempre recodó con afecto y respeto.

Luego de aceptar comisiones residenciales independientes en su tiempo libre, y tras darse cuenta de ello, Sullivan decidió terminar la relación laboral con Lloyd Wright, lo que presentó una oportunidad para el arquitecto de trabajar por su cuenta; fue entonces que abrió una oficina y comenzó su búsqueda para diseñar casas.

 

Estilo de la pradera y obras de Wright

El William H. Winslow House fue la primera comisión independiente de Wright, si bien conservadora en comparación con el trabajo de un par de años más tarde, con su amplio techo de refugio y la elegancia simple, atrajo la atención local.

Durante los próximos dieciséis años, el arquitecto, decidido a crear una arquitectura indígena de América, estableció las normas para crear lo que se conoce como el estilo de la pradera.

Durante ese tiempo, Frank Lloyd Wright diseñó la Casa Winslow, en River Forest, Illinois, la primera de la famosa serie de viviendas de pradera, mismas que estaban fuertemente integradas en su entorno. Otras casas diseñadas en este estilo fueron la de Willitts, en Highland Park, Illinois, y la D. Martin, en Buffalo0, Nueva York.

Desde entonces, el trabajo de Wright pertenece a lo que se conoce como la “casa de la pradera” o “estilo de la pradera”, una estructura larga y baja, un plan abierto que evitó la típica caja alta de lados rectos.

Wright estableció la primera arquitectura verdaderamente americana, en una casa donde la naturaleza era esencial y en donde una caja podría ser eliminada, las paredes interiores se podían reducir al mínimo para destacar la apertura y la comunidad, lo que da como resultado una relación entre los habitantes y el exterior.

Por tal motivo, el paisaje y el edificio se hizo más armonioso y en lugar de separar una cosa de otra se configuró de tal forma que el paisaje y el sitio, el edificio y el paisaje se convirtieran inevitablemente en uno.

El Museo Guggenheim fue el último gran proyecto diseñado y construido por Frank Lloyd Wright, mismo que abrió sus puertas hasta 1959, seis meses después de su muerte, siendo una de sus obras más largas en su creación además de uno de sus proyectos más populares.

La Casa de la Cascada, obra maestra de Wright

En 1935 fue construida la residencia Kaufmann o mejor conocida como Casa de la Cascada (Fallingwater), diseñada por el arquitecto Frank Lloyd Wright e inspirada en la admiración que éste tenía hacia la arquitectura japonesa.

Esta obra se edificó en parte sobre una cascada en Bear Run en la sección Mill Run de Stewart Township, en los bosques del suroeste de Pensilvania , a una altura de 1298 metros sobre el nivel del mar.

La Casa de la Cascada redefinió la relación entre el hombre, la arquitectura y la naturaleza, por lo que este proyecto, sin duda, tuvo éxito en eso que el arquitecto quería trasmitir, ya que ésta fue pensada para que siempre se sintiera la fuerza con que cae el agua a través del sonido, escuchándose en toda la casa.

Además, los cimientos de la casa son las rocas del lugar, y algunas de ellas sobrepasan el ancho forjado de la primera planta asomándose junto a la chimenea, lo que trae físicamente la cascada al interior de la casa.

Fallingwater se erige como una de las mayores obras maestras de Wright, tanto por su dinamismo y por su integración con el entorno natural en huelga. Esta casa ha sido considerada por la revista Time como la casa más hermosa de Estados Unidos en el siglo XX, mientras que el American Institute of Architects ha determinado este proyecto como la mejor obra de la arquitectura estadounidense de la historia.



Egresada de la carrera de Comunicación y Periodismo de la Facultad de Estudios Superiores Aragón de la UNAM. Amante de las redes sociales. Actualmente Community Manager en Centro Urbano. Alegre, terca y sincera.