Search

Así será Reserva Santa Fe, un nuevo complejo residencial sustentable

Así será Reserva Santa Fe, un nuevo complejo residencial sustentable

Reserva Santa Fe será el único proyecto en América Latina registrado para obtener la certificación de Living Community Challenge del Living Future Institute

A finales de 2020 inició la construcción de Reserva Santa Fe, un complejo residencial premium que tendrá un alto valor social y ambiental. Esto en una zona boscosa de 195 hectáreas, en los límites de la Ciudad de México y del municipio de Lerma, Estado de México.

Armando Turrent Riquelme, CEO Reserva Santa Fe, explicó que, si bien el espacio en donde se construirá el proyecto permite la edificación de hasta 1,500 residencias, solo se harán 500; lo que garantiza una baja densidad.

De esta manera, de la extensión total de terreno, el 86% corresponderá a áreas verdes; y el 14% se destinará a la construcción de vivienda residencial.

“De las 195 hectáreas que tenemos, 150 son de un bosque de coníferas precioso que no vamos a tocar, y eso presta unos servicios ambientales muy importante; que, de hecho, estamos mejorando con un plan de manejo forestal, que es básicamente darle una ayudadita al bosque. […] La zona de construcción va a estar en una zona que ya estaba impactada para agricultura; y en estas zonas es donde va el desarrollo de calles, casas, algunos parques y lagos”, detalló.

Además, destacó que Reserva Santa Fe será el primer desarrollo inmobiliario con huella ecológica positiva; así como el único proyecto en América Latina, y uno de los 24 en todo el mundo, registrado para obtener la certificación de Living Community Challenge del Living Future Institute, el estándar de calificación más riguroso en cuanto a construcción sustentable.

“Esta certificación garantiza que el proyecto tiene un impacto cuando mucho cero. De hecho, nuestras edificaciones van a tener un impacto positivo en el medio ambiente. Entonces, cuando sumas todo este cuidado, el cuidado del bosque, de los parques y jardines, de los lagos y de cómo vamos a hacer todas las edificaciones, el resultado es un impacto positivo”, indicó Turrent.

De igual manera, el empresario mencionó que Reserva Santa Fe propone un modelo de negocio inclusivo, donde comunidades y pueblos originarios de la zona son socios del proyecto. Es decir, que recibirán una parte de los ingresos brutos del proyecto.

“A todos los ejidatarios que sembraban en estos terrenos los hemos convertido en socios reales del proyecto; ellos van por un porcentaje de los ingresos brutos. Y, para ello, llevaron a dominio pleno sus tierras, mediante un procedimiento bastante blindado y con todas las de la ley. Nosotros los ayudamos nada más con algunos estudios, pero realmente quienes llevaron a la privatización sus tierras fueron ellos. Y, una vez privatizadas, nos aportaron un fideicomiso para que esté garantizado que ellos reciban un porcentaje todos los ingresos brutos que se generen en este proyecto”, subrayó.

Asimismo, se capacita a los habitantes de estas comunidades para que puedan tener cultivos orgánicos en zonas rurales; además de que se les ayuda a acercarse a los mercados de la Ciudad de México para que puedan comercializar sus productos.

Reserva Santa Fe implica una inversión de cerca de 5,000 millones de pesos; y ofrecerá amenidades como más de 25 kilómetros de senderos peatonales y para bicicleta, campos de futbol, canchas de tenis y de paddle tenis, puentes colgantes, tirolesas, vivero y granja.

Armando Turrent señaló que la primera etapa del proyecto se realizará en un periodo de tres años; sin embargo, los trabajos de construcción se mantendrán activos por siete años más, una vez que se concluya la edificación de las viviendas.



Formo parte del equipo editorial de Centro Urbano. Soy egresada de la licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (UNAM). Me interesa la cultura, el urbanismo y la arquitectura. Amante del mundo digital, el cine, la música, la lectura y la escritura.