Search

Ciberataques cuestan hasta 3.8 mdd a edificios inteligentes

Ciberataques cuestan hasta 3.8 mdd a edificios inteligentes

En México hay varios edificios que entran dentro de la categoría de Edificios Inteligentes, como Torre Reforma, Torre Mayor y la Torre BBVA

Los edificios inteligentes, o Smart Buldings, se encuentran en constante evolución junto a las nuevas tecnologías, para maximizar su eficiencia operativa, la comodidad y funcionamiento del inmueble.

Sin embargo, estos también están expuestos a los problemas de ciberseguridad en sus diferentes procesos que requieran del apoyo de la IT, desde el acceso al edificio hasta sus sistemas operativos.

De acuerdo con un estudio citado por Cushman & Wakefield, solo el 29% de los operadores de edificios inteligentes toman precauciones para su tecnologización.

Así mismo, datos proporcionados por el IBM Security y el Pomenon Institute, los costos de una filtración de datos, en promedio, ascienden a 3.86 millones de dólares, según estimaciones hechas al 2018.

En ese sentido, la consultora señala que al momento de diseñar un Smart Building, se deben vigilar las conexiones a internet de distintos dispositivos que operen en el edificio, incluso segmentar los sistemas de red e implementar otros controles.

Además se debe dar el mantenimiento adecuado y proveer de un update confiable; usar herramientas de escaneo de seguridad para identificar fallas en cualquier software y apps, así como contratar el servicio de expertos en ciberseguridad.

«Cuando se trata de tecnología en Smart Buildings, la seguridad es un foco imprescindible (…) Especialmente porque para 2025 se estima que tendremos en el mundo más de 75 billones de dispositivos conectados», señala la consultora.

Smart Buldings en México

En México hay varios edificios que entran dentro de la categoría de Edificios Inteligentes, dentro de los que destacan Torre Reforma, Torre Mayor y la Torre BBVA.

Torre Reforma

Desarrollado por LBR&A Arquitectos, liderado por el arquitecto mexicano Benjamín Romano, es uno de los edificios más altos de México con 246 metros de altura y 57 niveles de espacios divididos en clústers de oficinas corporativas, área comercial y residencial.

Se trata de unos de los Smart Buildings más importantes del mundo, galardonado con el International Highrise Award 2018, entregado por el Museo Alemán de Arquitectura y Dekabank.

Este edificio cuenta con el distintivo LEED Platino, otorgado por el U.S. Green Building Council, por su diseño que ahorra 25% más energía que otros edificios, ya que el 90% de sus áreas cuentan con vistas al exterior.

Además, su planta de tratamiento recicla el 100% del agua, lo que permite ahorrarle a la ciudad 700 millones de litros al año.

Torre BBVA

La Torre BBVA, desarrollada por Legorreta + Legorreta y Rogers Stirk Harbour + Partners es otro de los edificios más emblemáticos de la Ciudad de México, localizada sobre el Paseo de la Reforma, en el que se invirtieron 650 millones de dólares.

El inmueble mide 234 metros de altura y cuenta con 50 pisos de oficinas, con Certificación LEED Platino, con capacidad para albergar hasta 4,500 personas.

Además de reducir el uso de agua potable, cuenta con sistemas inteligentes para el consumo energético, que le permite tener un ahorro superior al 20%, ya que cuenta con 100% de iluminación LEED. además de utilizar energías verdes, producidas en plantas sostenibles.

Torre Mayor 

A pesar de tener casi 15 años de construcción, Torre Mayor -desarrollada por Reichmann International, en conjunto con Zeidler Partnership Architects y Executive Architects Adamson Associates Architects-, también se considera como un edifico inteligente, gracias a su diseño que proporciona un alto porcentaje de luz natural y baja transmisión de calor.

La torre cuenta con Certificación Gold, un sistema de captación de aguas pluviales para tratamiento, así como un sistema de iluminación que implementa controles para aumentar la duración de las luces.

 



Reportero de negocios, inmobiliario, construcción e industria. Me interesa la economía, política, historia y antropología. Estudié en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Tengo experiencia en el sector público, la industria del acero, ingeniería civil, IT y corporativos; soy un nostálgico nacionalista contemporáneo que cree en la grandeza de su país. Asiduo lector de Juan Rulfo, José Revueltas y J. R. R Tolkien.