Search

Lograr equilibrio en desarrollo urbano, un deber: José Francisco Reygadas

desarrollo-urbano-equilibrio

El nuevo presidente de la Academia Nacional de Arquitectura busca fortalecer la participación de los arquitectos y ampliar las oportunidades de las mujeres arquitectas 

El pasado martes 26 de noviembre se llevó a cabo la sesión solemne de la Academia Nacional de Arquitectura de la Sociedad de Arquitectos Mexicanos, evento donde tomó protesta el arquitecto José Francisco Reygadas Valdéz como presidente de la Academia para el periodo 2020-2022.

Previo a este acontecimiento, el arquitecto Francisco Covarrubias Gaytán, presidente saliente, rindió el informe de labores de su gestión al frente del capítulo Valle de México de la Academia.

El nuevo presidente, José Francisco Reygadas Valdéz expuso que su plan de acción se apega al principio del vínculo entre el trabajo arquitectónico y urbanístico y el desarrollo económico y social del país.

“Es un deber permanente lograr el equilibrio del desarrollo urbano del Valle de México, que mantiene desintegradas las soluciones a la compleja demanda de vivienda, dotación de servicios, espacios para empresas, vías de comunicación, entre otros factores que requieren soluciones urbanísticas con visión de largo plazo”.

 

El ahora presidente, presentó su plan de trabajo, el cual se concentra en los siguientes puntos:

  • Abrir espacios de diálogo e intercambio, con una mayor presencia de las mujeres arquitectas

    En su plan de trabajo, plantea la necesidad de fortalecer la participación de los arquitectos y ampliar las oportunidades de las mujeres arquitectas

  • Impulsar una comisión editorial para contar con amplia documentación que divulgue, no solo la práctica profesional destacada, sino el pensamiento y la cultura arquitectónicos.
  • Crear un grupo de trabajo que estimule la crítica arquitectónica, con la participación de intelectuales, escritores, y otros profesionales.
  • Hacer una profunda actualización de los estatutos, para contar con una Academia más participativa, que abra espacios a las nuevas generaciones de cara al futuro inmediato.
  • Establecer mayores vínculos de comunicación e intercambio con otros organismos internacionales y Academias, no solo de Arquitectura, sino de Arte y disciplinas afines.
  • Promover una mayor presencia en las instituciones de educación superior en México y en el mundo.

Durante la sesión, cabe señalar, la Academia hizo entrega de reconocimientos especiales a tres destacados arquitectos mexicanos:

  • Benjamín Romano, por haber obtenido el premio International Highrise Award 2018, por el mejor rascacielos del mundo: la Torre Reforma en la Ciudad de México.
  • Dolores Martínez Orralde, por su trayectoria y contribución en la preservación y restauración del patrimonio arquitectónico de México.
  • Agustín Hernández Navarro, Académico Emérito-SAM, y ganador del Gran Premio de la Academia 2019.