Search

Fibras, instrumento híbrido para la inversión

Fibras, instrumento híbrido para la inversión

La Amefriba agrupa a 14 Fibras que generan el 3% de la capitalización de la BMV, con un market cap de 249,000 millones de pesos

2019 ha sido un año de muy poca actividad en el mercado de capitales por parte de los más de 15 Fideicomisos de Inversión en Bienes Raíces (Fibras) listados en la Bolsa Mexicana de Valores. De acuerdo con Luis Gutiérrez, presidente de la Asociación Mexicana de Fibras Inmobiliarias (Amefibra), esto se debe a que el apetito de los inversionistas ha bajado en comparación con otros años, principalmente por el factor “riesgo país”, que ha ido en aumento en los últimos cinco años.

“Han habido, ciertamente, pocas colocaciones, la economía se ve con muy poco crecimiento y yo creo que los inversionistas están esperando a ver mejores señales sobre ciertos temas; el manejo económico del país, de las relaciones con Estados Unidos y en la medida que el gobierno vaya dando más señales de confianza, irán incrementando la confianza de la inversión del país y el apetito por los valores mexicanos”, destacó.

En entrevista para Revista Inversión Inmobiliaria, Luis Gutierrez insistió en que los Fibras se encuentran bien posicionados para tener un mejor desempeño que el promedio en la BMV, como se ha visto en el sector.

Cabe recordar que esta Asociación agrupa los intereses de 14 de los Fibras más importantes que cotizan en la Bolsa, entre las que destacan Fibra Danhos, Fibra Prologis, Fibra Uno, Fibra Storage, Fibra MacQuarie y Fibra Mty, lo que representa aproximadamente el 3% de la capitalización de la BMV, con un market cap de 249,000 millones de pesos.

“Normalmente, los bienes raíces, en general en épocas de bajo crecimiento económico, son un gran refugio y los inversionistas lo buscan. Yo creo que las Fibras están bien posicionadas como un instrumento para eventualmente pasar estas épocas donde el crecimiento económico empieza a decrecer. Nos parece un instrumento híbrido, una excelente alternativa de inversión”, enfatizó.

La Amefibra, durante casi cinco años, ha representado a Fideicomisos que participan en sectores como el comercial, industrial, hotelero y oficinas, así como otros mercados inmobiliarios, que generan rentas en México; el rendimiento de los fideicomisos en el índice de Fibras es de 21% anual.

“Si se compara con el índice Nacional de Precios, le lleva el punto cinco por ciento (…) Y si lo vemos en un periodo de 5 años, los rendimientos son más o menos igual. Esto lo que está diciendo es que prácticamente el sector de Fibras es un buen sector en estas épocas de incertidumbre, de bajo crecimiento”, recalcó.

Potencial para el desarrollo inmobiliario

De acuerdo con el ingeniero Luis Gutiérrez, los Fibras aprovechan la naturaleza de ciertos sectores para mover la economía y lograr mejores resultados financieros, tal es el caso del sector industrial, el corporativo y el comercial, que han logrado un crecimiento mixto.

“En otros sectores donde el crecimiento económico ha sido menor se ven más afectadas, esto es cíclico, va cambiando a como se vaya moviendo la economía (…) Lo que es un hecho es que se va a mover mucho por el sector de consumo, y eso va ayudar a la economía de los sectores relacionados con el consumo; el turismo seguirá siendo una fuente importante del crecimiento económico”, detalló.

Finalmente, Luis Gutiérrez señaló que el mercado de los Fibras aún tiene mucho potencial de maduración, algo que puede aprender de otros mercados en el mundo que han logrado de estos instrumentos una proeza para el desarrollo inmobiliario.

“Estamos en una etapa de infancia; analizando cómo han evolucionado las Fibras en otros países. Hemos visto que comenzaron poco a poco y se fortaleció la imagen, transparencia y la consistencia. La gente fue teniendo más confianza y se han canalizado grandes proyectos”, concluyó.

Esta publicación la encuentras en la Edición 69 de la Revista Inversión Inmobiliaria:



Reportero de negocios, inmobiliario, construcción e industria. Me interesa la economía, política, historia y antropología. Estudié en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Tengo experiencia en el sector público, la industria del acero, ingeniería civil, IT y corporativos; soy un nostálgico nacionalista contemporáneo que cree en la grandeza de su país. Asiduo lector de Juan Rulfo, José Revueltas y J. R. R Tolkien.