Search

Estudiante de la FA UNAM desarrolla prototipo de bicicleta híbrida

Estudiante de la FA UNAM desarrolla prototipo de bicicleta híbrida

El diseño de la bicicleta permite optimizar el esfuerzo humano que se requiere para recorrer largas distancias dentro de las ciudades

Julio César Arce González, alumno del Centro de Investigaciones en Diseño Industrial (CIDI) de la Facultad de Arquitectura (FA) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), desarrolló el prototipo de una bicicleta híbrida, es decir, que funciona con energía humana y baterías recargables, diseñada para el préstamo público.

La bicicleta es ligera, su peso es de 23.13 kilogramos, y está hecha con materiales resistentes, está fabricada bajo perfiles tubulares de acero y lámina doblada, con acabado de pintura electrostática; sus componentes son durables, de alta calidad y bajo o nulo mantenimiento, con sistema de anclaje. Sus dimensiones van de acuerdo con aspectos funcionales y ergonómicos de la población mexicana.

Tiene un motor de 250 watts en el eje de los pedales, que asiste al ciclista cuando pedalea. El sistema eléctrico, compuesto por motor, batería y unidades de control, se realizó con base en un estudio eléctrico y de requerimientos generales. Utiliza una unidad electrónica para desplegar información importante del sistema de un solo vistazo. Su pantalla LCD de alto contraste permite una lectura fácil, incluso con luz directa del sol.

El diseño de la bicicleta “permite optimizar el esfuerzo humano que se requiere para recorrer largas distancias dentro de las ciudades”, explicó Arce González. Además, trae varios beneficios, como: permite recorrer distancias mayores y pendientes con menor esfuerzo y fatiga, promueve una mejor calidad de vida, fomenta el uso racional de la energía, reduce las emisiones contaminantes y descongestiona las vías públicas.

De acuerdo con el estudiante, el proyecto contó con el apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), y autoridades capitalinas se han acercado a conocerlo, “pero aún no hay un modelo de negocio. La bicicleta está ahí y actualmente el Instituto de Ingeniera desarrolla 30 unidades de un primer lote”.

“También se busca generar un cambio en el estilo de vida de la gente, tener un sistema que cumpla, incluso mejore, los estándares de calidad internacionales, además de facultar la tecnología que haga posible el licenciamiento del sistema”, detalló Arce González, y añadió: “Aunque parecen un invento moderno, las bicicletas eléctricas nacieron casi al mismo tiempo que las tradicionales. Fue hasta el siglo XX que las eléctricas comenzaron a tener un papel protagónico, en 1973, tras la crisis energética del petróleo que asoló a Estados Unidos”.