Search

ONU-Habitat analiza implementación de inteligencia artificial en ciudades

ONU-Habitat analiza implementación de inteligencia artificial en ciudades

ONU-Habitat trabaja en conjunto con CAUPD para examinar el uso de inteligencia artificial en ciudades

El programa de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para los asentamientos urbanos, ONU-Habitat, trabaja con la Academia China de Planeación y Diseño Urbanos (CAUPD), institución perteneciente al Ministerio de Vivienda y Desarrollo Urbano-Rural, para explorar el uso de Inteligencia Artificial (AI) en el desarrollo urbano y económico, con el fin de lograr una alianza global sobre ciudades inteligentes.

El proyecto, denominado ‘AI For City: The Initiative for Urban Innovation and Sustainable Communities’ o AI4City, tiene el objetivo de establecer un diálogo entre los principales líderes de las ciudades, académicos, residentes urbanos y consumidores, y, en segunda instancia, se creará una plataforma global sobre temas de inteligencia artificial para ciudades.

Asimismo, AI4City analizará estándares globales e indicadores técnicos para la implementación de inteligencia artificial en las ciudades, desarrollará preguntas orientativas globales e incluirá un mecanismo para visitas técnicas regulares y capacitaciones para líderes de las ciudades.

ONU-Habitat y CAUPD firmaron una Carta de Intención, y el proyecto será llevado a cabo principalmente por el Laboratorio UrbanX, establecido en 2018 por CAUPD y el Grupo Alibaba, un conglomerado multinacional chino que se especializa en comercio electrónico, Internet y tecnología.

UrbanX ha trabajado en sistemas de inteligencia artificial para ciudades chinas como Shangai y Beijing, en temas de vivienda, construcción, energía y transporte inteligente.

Según la Comisión Económica para Europa de las Naciones Unidas y la Unión Internacional de Telecomunicaciones, una ciudad inteligente y sostenible se define como “una ciudad innovadora que utiliza la tecnología de la información y la comunicación y otros medios para mejorar la calidad de vida, la eficiencia de las operaciones y los servicios urbanos y la competitividad, al tiempo que garantiza que satisface las necesidades de las generaciones presentes y futuras con respecto a los aspectos económicos, sociales, ambientales y culturales”.