Search

Fortaleza del sector, fundamental para afrontar 2019

Bajío creció en la venta de vivienda tradicional

El arranque de sexenio trajo retos importantes. Sin embargo, desde la visión de diversos actores, la industria se encuentra en una posición robusta que le permitirá afrontar el escenario

La industria de la vivienda arranca 2019 con un panorama lleno de desafíos. Si bien, en términos generales, expertos aseguran que la industria cuenta con fortaleza y tiene la capacidad de enfrentar cualquier escenario, el sector deberá adaptarse y robustecer la coordinación, tanto en la cadena de valor como con las autoridades, en aras de trabajar para mantener el ritmo de la industria.

El 2019 inició con la noticia de cambios importantes en la estrategia de subsidio, en donde se eliminó del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) el Programa de Acceso al Financiamiento para Soluciones Habitacionales que operaba la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi). Con la decisión, se quitó de la estrategia enmarcada en la Política Nacional de Vivienda, la partida de recursos que se destinaban para que las familias de bajos ingresos pudieran alcanzar el monto necesario y comprar una casa con el complemento que brindaba el gobierno.

En este viraje de timón, las autoridades crearon el Programa de Vivienda Social, esquema que, según explicaron los integrantes de la nueva Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), es una iniciativa que concentra los diversos programas de subsidio operados en la administración anterior. Es decir, las autoridades redujeron a uno los esquemas de apoyo, con el objetivo, dijeron, de aumentar la eficiencia en la dispersión de los recursos y focalizar la atención a las familias de bajos recursos.

Cabe señalar que en el presupuesto para el año que recién comienza, del monto destinado para Sedatu en materia de subsidio, se priorizaron programas como el de Mejoramiento Urbano (PMU) o la atención a las acciones en torno a la reconstrucción. En tal sentido, tan sólo para el PMU se etiquetaron 8,000 millones de pesos, y para el Programa Nacional de Reconstrucción se destinaron recursos por 5,600 millones de pesos.

Lee el texto completo aquí (Página 8 de la edición enero-febrero de Revista Vivienda).

 



Editor de Vivienda en Centro Urbano. Egresado de la maestría en Periodismo Político de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García (EPCSG). Estudió la licenciatura en Comunicación en la Universidad Mexicana. Amante de la crónica y el reportaje. Admirador de Vicente Leñero y Miguel Ángel Granados Chapa.