Search

Primordial crear vivienda de calidad: Romero Hicks

En México se edifican un millón de viviendas al año, más de medio millón son casas irregulares y en zonas de riesgo

El reto más importante en la agenda de desarrollo urbano y vivienda es poder contar con estabilidad económica y un manejo responsable de las finanzas públicas, para así poder dar vivienda a las familias. Así lo indicó en entrevista para Desde Centro Urbano, José Luis Romero Hicks, coordinador de Ciencia y Tecnología de la coalición ‘Todos por México’.

Habló de la importancia de reconocer al sector vivienda como uno de los más importantes, “no solo como política social, sino también que se ha convertido en un importante instrumento de política económica”, esto por la generación de empleos y demanda real respaldada por el poder adquisitivo de los demandantes de vivienda.

“Independientemente de los esfuerzos en el siglo 21, observamos que hay un gran crecimiento y demanda que no se ha atendido con una vivienda de calidad”, informó que en México cada año se edifican poco más de un millón de viviendas, de las cuales, más de medio millón han resultado como soluciones habitacionales hechas en las laderas de los ríos, de invasiones y posteriores regulaciones de predios, situaciones que no siempre resuelven los problemas de las familias ni les generan patrimonio con valor en el mercado.

“El sector tiene un papel importante en el desarrollo del ser humano y de la consolidación familiar, ya que contar con una vivienda de calidad incide en salud de los habitantes, centro de educación y socialización de las familias, generación de empleo y es un rol importante en el manejo de la seguridad pública”.

En este sentido, explicó que las casas instaladas en zonas de riesgo no representan un valor patrimonial, ya que, al no ser inmuebles regulados o construidos con las especificaciones necesarias, las personas que después quieran mudarse y pretendan vender esa vivienda difícilmente encontrarán compradores, porque no es una vivienda de calidad.

Es por ello que la traza urbana toma gran importancia, “vemos en las zonas urbanas, por ejemplo Netzahualcóyotl, que si tuvo una traza importante, permite que en el futuro el parque habitacional se restituya por uno de mejor calidad; otro aspecto importante con esta cuestión, es el caso de que muchas familias no podrán comercializar con ese patrimonio, lo que da continuidad al empobrecimiento”.

Para lograr un ordenamiento territorial, expresó que lo que México necesita son ciudades competitivas y compactas, pero para construir esto es imprescindible una traza urbana que pueda guiar el desarrollo urbano al interior de las ciudades. “Lo que hace competitivo al país es la misma competitividad de sus ciudades; debemos entenderla como un lugar donde hay capacidad para atraer y retener capital humano e inversiones”.

“El desarrollo patrimonial no depende de un solo factor, en nuestra campaña estamos preocupados por tres brechas: por la brecha norte-sur, el nivel de desarrollo entre las entidades federativas del norte de México en comparación con las del sur, donde a juzgar por el ingreso per cápita es más en el norte; la segunda brecha es la de género, y la tercera es la brecha entre los que ganan mucho y los que ganan poco”.

Concluyó con asegurar que ha sido un acierto reconocer que la existencia del sector de la población que si no cuenta con la ayuda fiscal  de un subsidio que le permita complementar su enganche para satisfacer una necesidad habitacional, difícilmente lo va a resolver en el corto plazo; “es importante reconocer que la vivienda bien hecha, al considerar el número de formación de hogares que tendremos  en 2030 y 2050 , y que aunque generamos mayor riqueza que el crecimiento poblacional, vamos a necesitar una selección temporal y selectiva de del gobierno para apoyar a las familias de menores ingresos”.