Search

Transparencia y pluralidad para transformación de espacios públicos

Louise David

Hay soluciones que pueden desarrollar los vecinos, otras dependen de instancias gubernamentales, cuyos tiempos recaen en trámites y procesos recaen en ellos

 

Alianza para la Regeneración Urbana (ARU) es una asociación civil que busca lograr la convivencia entre diferentes actores y poblaciones que convergen en un mismo espacio en pro de colonias intraurbanas desaprovechadas en nuestro pais; es decir, entre las diferentes visiones que forjan la identidad cultural de una colonia, así lo señaló Louis David, coordinadora general de la ARU, en entrevista para Centro Urbano.

Actualmente la Alianza cuenta con varios proyectos activos, uno de ellos es el emprendido en la Plaza Giordano Bruno, ubicada en la Colonia Juárez de la Ciudad de México. Dicha iniciativa comenzó a partir de las transformaciones recientes que la colonia ha tenido, debido a las construcciones corporativas en la zona de Reforma.

Louise David explicó que un grupo de vecinos afectados entabló el diálogo con un desarrollador inmobiliario dedicado a rescatar edificios patrimoniales en la colonia, gracias a ello, se dieron cuenta de la necesidad de actuar en conjunto para planificar, controlar y generar mejoras para la Juárez, siempre bajo transformaciones sustentables y respetuosas con la identidad de ésta.

Después de esto, vecinos y desarrollador emprendieron el camino para hacer el diagnóstico de la colonia, donde surgió la oportunidad de comenzar desde un espacio público destacado del lugar, la Plaza Giordano Bruno, y así identificar a quiénes usan la plaza y con qué fines, además de las mejoras que habría de promover: “A raíz de eso, se pusieron en contacto con unos integrantes del Comité Ciudadano de la Colonia Juárez y dijeron que tenían que llamar a expertos para realizar ese diagnóstico. Es ahí cuando invitaron a la ARU y a otros expertos.

“Nosotros nos encargamos de hacer el diagnóstico de los usos por los adultos de la plaza, entonces hicimos encuestas, entrevistas, observación, levantamiento de las problemáticas que podíamos ver y de los activos, las cosas buenas que podíamos rescatar del lugar”.

No obstante, los procesos a seguir son de largo plazo, ya que trabajan bajo un esquema denominado ‘Metodología de Regeneración Urbana con Participación Social’, con el que se procura la vinculación de todos los actores de un barrio o colonia, justamente para identificar y promover mejoras. En el caso de la Plaza Giordano Bruno, el diagnóstico tomó dos meses en estar listo; ahora, se calculan aproximadamente dos meses en los que se laborará con todos los participantes, los que tendrán insumos para la discusión de los resultados ya socializados del diagnóstico y con base en estos, puedan proponer estrategias para implementar mejoras.

La especialista señaló que, si bien hay soluciones que pueden desarrollar los vecinos, hay otras que dependen de instancias gubernamentales, por ejemplo, tareas de pavimentación, cuyos tiempos recaen en trámites y procesos de gobierno, pues también son parte activa de los proyectos.

Por ello, la Alianza para la Regeneración Urbana busca la conjunta participación de todas las instancias convergen en un espacio y para lograrlo se basan en dos principios, la producción de información objetiva y el diálogo: “Creemos que son fundamentales esas dos cosas: ser muy transparentes, plurales y respetuosos de la diversidad de la comunidad. Así todos comienzan en el mismo nivel o están en la mesa para hablar de estos diferentes sectores, tienen la misma información y el mismo acercamiento a la realidad de la colonia, que son tanto las cosas buenas, como las que hay que mejorar mediante una estrategia”.

Sin embargo, Louise David reconoció que la principal dificultad a la que se enfrenta la ARU al poner en marcha un proyecto, es a la hora de coordinar a los vecinos para que se organicen y movilicen entre ellos para la toma de decisiones.

El segundo problema identificado es la desconfianza y pensar: “seguramente nunca vamos a ponernos de acuerdo” o “yo no confío en que mi vecino esté dispuesto a tener un diálogo conmigo para encontrar una solución que convenga a los dos”. Y como tercer obstáculo, el tiempo, la falta de transparencia y comunicación entre todos los actores implicados.

Por ello, la coordinadora general de ARU sostuvo que el reto principal de la alianza es: “Crear un lenguaje común y eso toma bastante tiempo, por eso la comunicación y la transparencia son muy importantes para que todos construyamos un lenguaje común de qué tipo de colonia queremos. Es encontrar entre nosotros una visión. Se necesita mucha transparencia, pluralidad e información objetiva”.

El proyecto en la colonia Juárez aún se encuentra en desarrollo; sin embargo, no es el único en el que la ARU se enfoca actualmente, puesto que cuentan con uno en Tijuana, en el que colaboran el Instituto de Planeación Metropolitana (Implan), así como el Consejo de Desarrollo de Tijuana, grupo de empresarios locales que quieren promover mejoras en la ciudad, lo que representa un gran paso en la formalización y cooperación entre el sector académico, social, público y privado.

Asimismo, la Alianza para la Regeneración Urbana planea extender su labor a lugares como los pueblos de Santa Fe en la Ciudad de México y entidades de la república como Oaxaca y Estado de México: “Es nuestra vocación seguir haciéndolo”, reiteró Louise David.

FB y Twitter: @aruorg


Estudiante de Comunicación de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán, con especialidad en Multimedia y Cultura. Apasionada por la radio, la música y la CDMX. Hablo mucho y río más, me gusta la cumbia, las chelas y el rock n’ roll.