Search

Hábitat III: la necesidad de un desarrollo urbano sustentable

Jaume Molet

Por Jaume Molet Pérez

A finales de este mes, en Quito se llevará a cabo Hábitat III: hacia un desarrollo urbano sustentable, reunión impulsada por la ONU que busca reunir a representantes de gobiernos locales y regionales de alrededor del mundo con el fin de discutir y delinear la agenda urbana de los próximos 20 años.

Encuentro que se realiza cada dos décadas con el propósito de impulsar una relación responsable entre ciudades y medio ambiente, hoy en día los acuerdos que de ahí surjan son más importantes que nunca y deben de ir dirigidos a impulsar de manera conjunta la vivienda y el desarrollo territorial.

Según el Coneval, en México 80 millones de personas viven en ciudades, de estas, 59 millones habitan en zonas metropolitanas y 35 millones lo hacen en pobreza, 6 millones alcanzan niveles de pobreza extrema.

Las cifras no mienten, un nuevo paradigma en la construcción, una conciencia de responsabilidad ambiental y un límite al impacto humano en el planeta ya no son opciones, son necesidades urgentes e impostergables.

La urbanización es irreversible y por tanto debe ser inteligente, las ciudades del futuro se dibujan ante nosotros como espacios responsables de brindar calidad de vida a sus ciudadanos, cuidar el medio ambiente y de velar por el campo y las comunidades rurales.

Un nuevo urbanismo enfocado a la sustentabilidad se vislumbra como la única solución, claro que esto requiere mucho trabajo y la unión de voluntades y justamente ahí, es donde los esfuerzos que se harán en Hábitat III son tan importantes.

El impulso al nuevo desarrollo urbano tiene que ir enfocado a reducir la pobreza, a dar vivienda digna a todos, a generar mejores vínculos entre el campo y la ciudad y a crear bienestar, equidad y prosperidad.

Uruguay y Ecuador son dos ejemplos país de cómo el cambio de mentalidad puede impactar de manera muy positiva en el desarrollo urbano.

En Uruguay las nuevas políticas han permitido una verdadera reducción en los niveles de pobreza y se ha logrado el alcance universal de agua y luz, por su parte Ecuador ha vuelto a su capital una ciudad pionera en sustentabilidad donde el buen vivir se coloca como un derecho fundamental citadino.

La combinación de usos de suelo, la edificación compacta y vertical, la preservación de espacios abiertos y verdes, la creación de comunidades peatonales, la diversificación de medios de transporte, el fomento al sentido de comunidad y pertenencia, así como una cuidadosa zonificación, se establecen como elementos que propiciarán el desarrollo de sociedades estables e inclusivas que vivan en armonía con el medio ambiente.

Por supuesto, dentro del trazo del futuro urbano la vivienda es un eje fundamental y en su nueva conceptualización vemos una tendencia a regirse por tres principios fundamentales: ciclo de vida de los materiales, el uso racional de materias primas y energías renovables y la reducción de uso de recursos naturales mediante al reciclaje.

Pero, ¿cuál es el papel del mercado inmobiliario en esto?

Para nosotros en Lamudi es importante que la ética guíe el sector en el que nos desempeñamos, es prioritaria para que este barco llegue a buen puerto.

México ya está trabajando en su propia agenda, cada vez es más común encontrar edificios que integran eco-tecnologías que permiten el uso de energía solar, la captación y reutilización de agua de lluvia y el tratamiento de aguas residuales, a su vez, el gobierno impulsa políticas que permiten la construcción y adquisición de viviendas sustentables mediante hipotecas verdes o incentivos fiscales para las desarrolladoras de este tipo de edificaciones.

Hoy más que nunca es necesario reactivar el concepto de hábitat, de vecindad, de dotarlo de nuevos significados que nos permitan relacionarnos de una manera más orgánica entre nosotros y con el medio ambiente.

Twitter: @MoletJaume
Mail: [email protected]

Jaume Molet Pérez es egresado de la Universidad Politécnica de Cataluña obteniendo el título de Ingeniero industrial. Por más de 10 años, Jaume ha sido consultor de estrategia y operaciones en grandes firmas de nivel internacional como AT Kearney, desarrollando estrategias de negocio para las firmas en Alemania, Reino Unido, Arabia Saudita y México, en el mercado Latinoamericano. Actualmente Jaume es Director General para Lamudi México.