Search

Una morada para el millennial

Una morada para el millennial

Por Aurora García de León Peñúñuri

 

Mucho se habla de las características, tendencias, conductas y preferencias de la generación millennial, es decir, aquellos que llegaron a la edad adulta en el año 2000, pero en realidad en lo personal poco había reflexionado sobre la manera en que esos patrones pueden llegar a influir en la forma de diseñar conjuntos habitacionales. Recientemente debido a la posibilidad que tuve de participar en un taller de Infonavit sobre vivienda para millennials pude observar algunos aspectos que me parecieron relevantes.

Trabajando para el Infonavit del futuro

Para empezar nos encontramos ante una generación que le da poca (casi nula) importancia al hecho de contar con un bien en propiedad, para ellos resulta más deseable vivir la experiencia de conjuntos  bien ubicados, con buenas amenidades, aunque esto implique rentar; muy diferente a la búsqueda de la generación anterior que pensábamos en nuestro hogar casi como una casa-mausoleo. El dato hace sentido si consideramos que los nuevos jóvenes esperan más tiempo para buscar pareja o tener hijos, lo que seguramente marca sus prioridades, pero no tenía claro lo fuerte de la tendencia. Alguno de ellos  compartió la reflexión de que al contratar un crédito hipotecario a  largo plazo, que es como la mayoría de las personas pueden adquirir una casa, en estricto sentido no se es propietario sino hasta que se termine de pagar, por lo tanto, también estaríamos hablando de una vivienda que pertenece a alguien más.

Me llamó la atención también la marcada insistencia de contar con espacios verdes, no se refirieron a parques con juegos infantiles, sino más bien a zonas con abundante vegetación, estando incluso dispuestos a sacrificar espacio privado en aras de un buen lugar para actividades al exterior, en general, amenidades con bajo costo de mantenimiento, puntualmente consideraron las albercas como costosas e innecesarias.

Una morada para el millennial

 

A pregunta expresa sobre la importancia que le dan a que la vivienda cuente con ecotecnias y contrario a la percepción de que por tratarse de una generación con gran conciencia ambiental este pudiera ser un diferenciador, en general no marcaron el punto como decisivo para su elección de renta o compra, los temas de sostenibilidad los asocian más con hábitos alimenticios o de transporte. La balanza se inclinó por un buen concepto arquitectónico y de imagen urbana. Al parecer resulta de gran importancia que el conjunto sea bonito, con variantes en el diseño que brinden identidad más allá de un desarrollo plano y liso.

Con relación a la vivienda destaca la anotación de que se considere algún área especial, bien habilitada, que pueda utilizarse como oficina, incluso algunos se mostraron muy dispuestos a reducir otros espacios como la cocina ya que entre sus conductas se incluye el laborar en casa y comer fuera.

El dar atención a estas búsquedas implica cambios no solo en el diseño y la producción sino en la normatividad vigente ya que algunas de las solicitudes planteadas no encajan en muchos de los reglamentos municipales. En algunas mesas de análisis donde me ha tocado participar, de forma recurrente se generan debates sobre la manera correcta de plantear la regulación municipal: por una parte se percibe la necesidad de controlar y supervisar todo lo que se produce pero por otro lado es importante contar con flexibilidad para incorporar las nuevas exigencias y dar paso a la innovación. Este adecuado balance puede resultar fundamental para transitar con éxito a soluciones habitacionales que agraden no solo a los millennials sino a cualquier generación.

En cuanto al mensaje que nos dan con relación a la vivienda en renta, el reto mayor lo percibo del lado de la generación de oferta, la demanda es real y no encuentra opciones suficientes y adecuadas. Aunque existen buenas iniciativas como el programa que lanzó Infonavit llamado Arrendavit, este se enfocó en atender solo un capítulo del tema: sistema de cobranza. Existen otros capítulos pendientes de resolver como: financiamiento para producir vivienda para renta, operación y administración de conjuntos habitacionales en renta, legislación y esquema fiscal, por mencionar algunos, es decir, estamos hablando de un tema mucho más amplio.

Una morada para el millennialLa SHF por su parte se encuentra encabezando un importante esfuerzo para apoyar la producción de vivienda en renta a través de financiamientos en coordinación con la banca de desarrollo alemana, están consiguiendo buenos resultados en lograr rentas más asequibles y, aunque lo hace con un enfoque general, la alternativa contribuye significativamente a marcar un camino para atender las solicitudes específicas que nos plantean los millennials.

Una generación con alta aspiración pero ingresos económicos todavía en etapa de siembra nos demanda a los que nos dedicamos a producir, a las instituciones del sector, a las autoridades municipales, a la academia y en general a todos los actores involucrados, una versión nuestra mucho más creativa que aporte soluciones que salgan de lo convencional. Para diseñar las moradas de los millennials no será suficiente pensar fuera de la caja, se requiere pensar como si nunca hubiera existido una caja.

 

 

Aurora García de León Peñúñuri

25 años de experiencia en el ramo de construcción de vivienda.  Casi diez años en el grupo URBI. Se desarrolló en las áreas de comercialización y mercadotecnia, finalmente laboró como Gerente UEN (unidad estratégica de negocios) FOVI Hermosillo.

Posteriormente en 2001 se incorporó como accionista en la empresa DEREX Desarrollo Residencial donde desde hace 14 años se desempeña como Directora General.

Por su gestión fue reconocida en el 2007 por AMJJE como “Empresaria del Año” en Sonora y en 2013 recibió el reconocimiento “Hombres y Mujeres de la Casa” por el periódico Capital de México y la revista del mismo nombre.

Bajo su dirección DEREX se ha colocado como empresa líder en venta de casas en Sonora y B.C., sumando en su historial cerca de 17,000 viviendas construidas y ha obtenido diversos reconocimientos a nivel nacional por sus aportaciones a la sustentabilidad en programas como Comunidades Inteligentes, Vida Integral Infonavit, Vivienda Productiva, Desarrollos certificados, proyectos NAMA, entre otros, así como una mención especial por las aportaciones al Programa de Rentas en el premio Nacional de Vivienda 2014 y el premio estatal de vivienda 2016.

@AuroraGLP