Search

Regeneración urbana: una oportunidad para crear valor

Regeneración urbana: una oportunidad para crear valor

México ha vivido un proceso de urbanización muy acelerado en las últimas décadas. La población urbana pasó a 78.4% en 2010 de 42.6% en 1950, según datos del censo

Este crecimiento ha generado una fuerte presión en la provisión de infraestructura, servicios públicos y vivienda. En particular, las soluciones de vivienda para el segmento poblacional de menores ingresos “vivienda social” han sido un reto en todo el mundo. En los últimos 15 años se han construido millones de viviendas sociales para abatir el rezago habitacional histórico que se había acumulado en nuestro país. Si bien esta solución permitió reducir el déficit de vivienda a 28.3% en el año 2014, de 37% en 2000, muchas de estas viviendas se ubicaron lejos de los centros urbanos debido al alto costo del suelo.

Esta lejanía, aunada a otros factores, derivó en el abandono de viviendas. Aunque el fenómeno de vivienda abandonada no es generalizado en el país, sus efectos y repercusiones sobre la calidad de vida de la población tienen un elevado impacto económico y social.

Una de las prioridades del actual gobierno, mencionada en el Plan Nacional de Desarrollo, es la necesidad de “revertir el abandono e incidir positivamente en la plusvalía habitacional, por medio de intervenciones para rehabilitar el entorno y mejorar la calidad de vida en desarrollos y unidades habitacionales que así lo necesiten.”(PND 2013-2018).

Esta estrategia es posible a través de la regeneración urbana, principalmente, a nivel barrial. Esta práctica es cada vez más utilizada en las grandes ciudades del mundo para mejorar las condiciones del espacio público e incentivar la recuperación de la vivienda en deterioro, prevenir el abandono y potenciar zonas en desuso. Además, estos proyectos permiten la reconstrucción del tejido social, sobre todo, cuando estos procesos son acompañados por mecanismos efectivos de participación comunitaria.

Desde hace más de cinco años, Fundación Hogares ha implementado esquemas de regeneración en conjuntos habitacionales con abandono de vivienda, en los cuales se ha logrado aumentar la participación social y generar valor patrimonial de hasta 20%.

En 2015, Fundación Hogares inició la regeneración del Conjunto Habitacional Chulavista, en Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, con apoyo de Compartamos Banco.

Fundacion 3

La regeneración de Fundación Hogares se concentró en las etapas V y XII del conjunto habitacional con el fin de hacer un efecto demostrativo hacia el resto de los sectores. El objetivo fue fortalecer la cohesión social y el valor patrimonial a través del involucramiento de la comunidad para mejorar los espacios públicos y la vivienda abandonada. El éxito del proyecto se debió al alto grado de participación que se logró por parte de la comunidad con quienes se llevaron a cabo intervenciones físicas en espacios públicos acompañadas de actividades artísticas y culturales, que permitieron la apropiación colectiva de los espacios rehabilitados. Los vecinos organizados rehabilitaron más de 30 viviendas abandonadas.

En total se beneficiaron más de 11 mil 900 personas y se lograron más de 4 mil 300 horas de participación vecinal, que se tradujeron en un retorno de inversión de más de 1 peso adicional por cada peso aportado por el donante inicial Compartamos Banco.

La planeación participativa es la clave para el éxito en la recuperación y apropiación por parte de la comunidad de los espacios públicos. Fundación Hogares utiliza esta herramienta para el desarrollo de sus proyectos y ha sumado a más de 85 aliados del sector público, privado y social que hoy invierten en estos conjuntos.

Actualmente, Fundación Hogares implementa, en alianza con el Infonavit, un Programa de Regeneración Social y Urbana cuyo objetivo es generar valor patrimonial a través del fortalecimiento de la cohesión social.