Search

El arquitecto Rubén Rocha dictará conferencia en el Palacio de Bellas Artes

El arquitecto Rubén Rocha dictará conferencia en el Palacio de Bellas Artes

El especialista en restauración asegura que con el paso del tiempo la arquitectura se vuelve un testigo insobornable de la historia

El próximo 8 de agosto el arquitecto y especialista en restauración Rubén Rocha Martínez, dictará una conferencia a las 19:00 en la Sala Adamo Boari, del Palacio de Bellas Artes.

Este profesional, que asegura que con el paso del tiempo, la arquitectura se vuelve un testigo insobornable de la historia, ha realizado una ardua labor de construcción, así como dictámenes, asesorías y proyectos estructurales para la conservación y rehabilitación de monumentos arqueológicos y arquitectónicos, y una buena parte de esta de la época del porfirismo.

Rubén Rocha Martínez, egresado de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México, señala que, para la construcción de importantes edificios en esa etapa, principalmente en la Ciudad de México, se recurrió a un diseño estructural que les dio estabilidad, y sentó las bases de la arquitectura moderna mexicana al incorporar instalaciones eléctricas, elevadores, sistemas hidrosanitarios, cisternas, drenajes, etc.

Esa parte de la construcción del paisaje urbano mexicano, agrega, debe ser puesta en valor en la actualidad. “Ciertamente, hubo una parte de la sociedad que quedó al margen del desarrollo y del modernismo del país: el campo, además de que a la arquitectura se le vio como símbolo de una dictadura”.

Sin embargo, sus aportaciones al futuro tienen que revalorarse para rescatar de ello elementos que en la actualidad están vigentes y dan estabilidad. Por algo, subraya, los edificios construidos en esa época aún siguen de pie.

En la conferencia El diseño estructural en la arquitectura porfirista de la Ciudad de México, organizada por la Dirección de Arquitectura del Instituto Nacional de Bellas Artes y dirigida principalmente a los futuros profesionales de la arquitectura, la ingeniería y la restauración, Rocha Martínez hablará del tipo de materiales que se emplearon en esa época, pero también abordará el contexto histórico.

Durante el evento, el arquitecto explicará cómo los arquitectos trataron el subsuelo de la ciudad, sus cimentaciones, los apoyos (muros y columnas), el tipo de entrepisos y cubiertas y su funcionalismo en general. Siguiendo la ideología de aquel tiempo, se trabajó con materiales importados: el acero de Alemania, el cemento de Estados Unidos y el tabique de Inglaterra, fundamentalmente.

Ejemplos de edificaciones de entonces son el antiguo Teatro Nacional (hoy Palacio de Bellas Artes), el Palacio de Comunicaciones (actualmente el Museo Nacional de Arte), el Palacio Postal y muchos más sobre todo en el Centro Histórico.

“Era, desde luego, una sociedad muy estratificada en la que los edificios del gobierno buscaban dar soluciones a las necesidades de la sociedad, ciertamente, bajo condiciones impuestas por gobiernos extranjeros que, para invertir en México, requerían de paz y estabilidad, luego de 80 largos años de convulsión.

“En aquella época, la arquitectura en el mundo estaba basada en materiales eficientes, pero en respuesta a la ideología imperante se adornaba mucho, como el Palacio de Bellas Artes: una estructura de acero envuelto en mampostería, muy europeizante. Su columna vertebral se escondía ante tanto ornamento, lo cual era criticado en todo el mundo, ya que los materiales eran sinceros, nobles y no necesitaban ese adorno, pero era la ideología que imperaba”.

Rubén Rocha resalta la contradicción del porfirismo en la arquitectura: “Se trataba de avanzar y de satisfacer a una clase social, mientras que otra era perjudicada, como los trabajadores del campo”.

No obstante, añade, el diseño estructural porfirista está vigente, de pie y resiste sismos, lo cual no se vio en 1985 cuando cayeron edificios modernos y no los de fines del siglo XIX y principios del XX.

Para los futuros arquitectos –concluye– es como un llamado a que se valoren las aportaciones arquitectónicas de la época y no solo el intento de significar una dictadura. “Los futuros profesionales, los estudiantes de arquitectura, deben mirar las bases de la arquitectura moderna de nuestro país y entender de mejor manera esta etapa de la historia de México”.



Egresada de la carrera de Comunicación y Periodismo, orgullosamente UNAM. Soy una persona alegre, terca y sincera. Me gusta luchar por mis ideales, no soporto las injusticias y no creo en el gobierno.