Search

Nuevo Metrobús y problemas a los que se enfrenta

Por Verónica Italia Montero R.

 

No cabe duda para nadie que es urgente mejorar la prestación del servicio de transporte público en la ciudad de México. Todo lo que genere mejores condiciones para los usuarios siempre será bienvenido. Hasta ahora, la alternativa para esta mejora ha sido la implantación de BRT’s (Metrobús), falta saber si no sería momento de pensar en otras opciones.

El éxito de este sistema Metrobús está garantizado a partir de la base de que el servicio actual concesionado ha perdido cualquier virtud que en su momento pudiese haber tenido. El Gobierno de la Ciudad se está ocupando de los ejes más importantes de transporte de superficie. Queda la pregunta si estos ejes importantes son los prioritarios en cuestión de demanda y flujos de pasajeros a los destinos más relevantes.

Nuevo Metrobús y problemas a los que se enfrenta

El proyecto de la línea 7, presentado con una longitud de 15 kilómetros que se desarrolla desde la Basílica de Guadalupe hasta el Periférico Norte. A lo largo del tramo del proyecto existen al menos 9 Estaciones que se encuentran a distancias que permiten caminar hasta su destino: Basílica, Talismán, Misterios, Garibaldi, Hidalgo, Insurgentes, Sevilla, Chapultepec y Auditorio. Además de forma transversal se cuentan ejes de transporte que permiten la aproximación a la avenida por otros modos de transporte: insurgentes con el Metrobús; Periférico y Circuito Interior (en el poniente y oriente del tramo) con rutas de transporte de largo recorrido; Eje Central Lázaro Cárdenas, Niños Héroes, Canal del Norte, por mencionar algunos que cuentan con rutas de transporte público concesionado. Adicionalmente, la zona de corporativos que se encuentra entre el Circuito Interior y el Eje Central cuenta con una ciclovía de uso exclusivo y la cobertura del servicio público de bicicletas Ecobici. La avenida cuenta con una sección generosa con en promedio 6 carriles centrales y 4 laterales en 12 (80%) de los 15 kilómetros de proyecto, los 3 kilómetros restantes, aquellos que se desarrollan sobre la primera sección del bosque de Chapultepec son un tema distinto.

En el Paseo de la Reforma a partir de Circuito Interior y hasta la carretera México-Toluca, no existe lateral, todos los vehículos y bicicletas se suman en este tramo. Esto es relevante pues hay que recordar que para llegar desde el oriente, centro y norte de la Ciudad de México hasta Santa Fe sólo existen dos alternativas, Reforma y Avenida Observatorio. Todas las Rutas posibles convergen en estas dos vías.

Nuevo Metrobús y problemas a los que se enfrenta

El cruce de Reforma y el circuito interior es literalmente el paso de la muerte: Si transitas en bicicleta, la ciclovía desaparece y es reemplazada por señalamiento horizontal (pintura sobre el pavimento), en este punto TODOS pasan sobre el mismo carril, buses de todo tipo, autos que siguen de frente o giran a la derecha ya sea para dirigirse a Polanco o para integrarse a Circuito Interior, dentro de este caos automotor se encuentran atrapadas las bicicletas que tienen que sortear de cualquier forma para poder seguir su trayecto. En cuanto a los peatones es aún peor, el flujo constante y desesperado de los vehículos girando en las salidas y accesos de estas vías con una distancia de en promedio 15 metros para cada sección de la calles, es decir, cuando el flujo de autos es constante el cruce es terriblemente riesgoso, los peatones tienen que apostar a la buena voluntad de algún automovilista o que el congestionamiento sea tal que la velocidad se reduzca casi a cero. En cuanto a la operación vial, no se ve un proyecto de ordenamiento eficiente y seguro para todos los modos de transporte en este punto, esto derivado de la información que han publicado y si seguimos revisando el proyecto, en el punto de retorno en Periférico, el Metrobús tendrá que cruzar los 3 carriles vehiculares de Reforma a unos cuantos metros de la fuente de petróleos en forma diagonal, es decir, tendrán los otros vehículos que cederle el paso a Metrobús en un punto que de por sí se congestiona hasta el punto de quedar completamente detenido en las horas pico. Esta operación será muy compleja y tendría que ser acompañada de auxilio vial (polis) para evitar que se obstruya el paso de las unidades en periodos punta en ambos sentidos.

De acuerdo a lo descrito en la documentación oficial, la estación de Auditorio Nacional conservará su estatus de punto de transferencia a nivel de calle para los usuarios con origen o destino a Las Lomas y Santa Fe. Este punto actualmente presenta terribles congestionamientos por la cantidad de unidades que esperan en muchas ocasiones en doble fila, para el ascenso de pasajeros. Los planos no muestran adecuaciones suficientes para albergar ahora de manera adicional el nuevo servicio.

Por lo pronto lo mostrado no representa, una solución integral de la vía en este punto por el contrario, parece una carga adicional al tramo de Circuito a Periférico.

Los beneficios del Metrobús evidentes sin importar el tipo de unidades que presten el servicio son dos y se verían a simple vista: La optimización del servicio que radica en corridas programadas de acuerdo a la demanda, es decir ya no veríamos incontables unidades circulando prácticamente vacías a lo largo del día, que generan emisiones y provocan congestionamiento.

Y un ordenamiento del transporte con unidades en mejores condiciones, operadores capacitados y con una conducción programada eliminando la “guerra del peso” eso que solemos ver en ciertas vías en la ciudad donde los conductores compiten entre ellos rebasando para poder ganar pasaje.

La implantación de la Línea 7 se realiza sobre el tramo que resulta más “fácil” pero no sobre el que realmente es más necesario o urgente. Los estudios de Demanda Presentados por Gobierno de la Ciudad no muestran información de demanda hasta Santa Fe.

Nuevo Metrobús y problemas a los que se enfrentaLos resultados del estudio curiosamente no muestran datos relativos al origen y destino de los pasajeros. Esto es muy relevante ya que, este insumo es fundamental o bueno, indispensable para determinar no sólo el origen y destino de la ruta sino también su recorrido. Al no presentar esta información queda por preguntar ¿cómo justificaron o determinaron el inicio y fin del proyecto? ¿A partir de qué criterios definieron que el tramo de la Villa a Periférico era el apropiado? Eso no está expresado en el estudio de demanda. Desde el punto de vista técnico el documento presentado es apenas un resumen ejecutivo incompleto lo que abre más interrogantes que respuestas.

Otros datos que omiten mencionar en los documentos presentados es el número de rutas y unidades que presentarán de manera simultánea y paralela el servicio en el trazo del proyecto de la Línea 7. Se menciona que se mantendrán operando algunas de las rutas actuales de forma paralela al servicio de Metrobús, lo que no queda claro es en que tramos sucederá esto. Si resulta que será a lo largo de todo Reforma la cosa no pinta bien. El estudio de Demanda presentado muestra que existen 110 servicios que prestan servicio sobre Reforma, de éstos sólo 13 son significativos es decir, son los que recorren mayor kilometraje sobre este tramo de Reforma. Eso significa que el listado de los restantes que tocan reforma en distintos puntos recorriendo unos cuantos kilómetros ¿se mantendrán?

Al parecer, sin importar las motivaciones de la suspensión de la obra, se debería aprovechar la oportunidad de revisar si las condiciones pueden ser mejoradas y llevar el proyecto a considerar a toda la demanda de forma integral, ¿por qué los usuarios que necesitan llegar a Santa Fe deben seguir sufriendo un servicio mediocre? Si el servicio actual sobre el tramo del proyecto tiene tantas alternativas de acceso ¿no sería oportuno pensar en los del extremo opuesto? Los usuarios de Reforma a Santa Fe no tienen alternativas, no hay metro y el servicio en su mayoría es atendido por microbuses con antigüedad promedio de 20 años.

Desde mi punto de vista, la insistencia de implantación de este sistema, aún arriesgándose a sanciones de forma personalísima por el “bienestar de los ciudadanos” tiene más tintes políticos que técnicos. Será una obra emblemática (aunque no sé qué tan útil) que nos hará recordar como nuestro Gobierno de la Ciudad dejó la piel en un proyecto de alto beneficio social. Me recuerda mucho al segundo piso de periférico en su tramo San Antonio a San Jerónimo.

 

Verónica Italia Montero R.

Urbanista por la UNAM

Consultora en transporte con 15 años de experiencia

@italiamontero