Search

La nueva Norma para Construcción de Cajones de Estacionamiento

Por María Carolina Quintana Noriega

 

Una política de planeación urbana que podría no conseguir su objetivo

 

El día 11 de julio de 2017 se publicó en el No. 108 Bis de la Gaceta Oficial de la Ciudad de México, el Acuerdo por el que se modifica el Numeral 1.2. Estacionamientos de la Norma Técnica Complementaria para el Proyecto Arquitectónico. Esta norma ha tenido gran impulso tanto del sector académico, especializado en temas urbanos y de la iniciativa privada y la sociedad civil. Durante el reciente Foro Mundial de la Bicicleta en la Ciudad de México se tocó ampliamente el tema y la propia ONG especializada en movilidad urbana ITDP capítulo México, se ha pronunciado a favor de los beneficios de políticas que promuevan el uso del transporte público y desincentiven el del automóvil privado.

 

La nueva Norma para Construcción de Cajones de Estacionamiento

 

En este contexto debo decir que la nueva norma me ha desilusionado. Y sí; corro el riesgo de parecer esa voz crítica de sillón, inconforme todo el tiempo y de todo, tan característica de nuestras redes sociales. Pero permítanme desarrollar un poco mi punto de vista. Para ello me gustaría enfocarnos en la aplicación de esta norma sobre el tema de la vivienda. En términos generales, la norma cambia el requisito de un mínimo de cajones por un máximo. A la letra dice:

1.2.2. CAJONES DE ESTACIONAMIENTO PARA VEHÍCULOS MOTORIZADOS

  1. La cantidad máxima permitida de cajones de estacionamiento para vehículos en una edificación, estará en función del uso y superficie de la misma, de conformidad con lo previsto en la Tabla 1.2.2.1. y de acuerdo a la zona en la que se ubique el predio según el Plano 1. Zonas para la Aplicación de Aportaciones por la Construcción de Cajones de Estacionamiento para Vehículos Motorizados de este Acuerdo:

La tabla que se menciona en el extracto anterior especifica que, para suelo urbano de uso habitacional, vivienda unifamiliar y plurifamiliar (con y sin elevador), sin importar la superficie de cada vivienda, se permitirá un máximo de tres cajones de estacionamiento para vehículos motorizados por cada una.

La nueva Norma para Construcción de Cajones de Estacionamiento

Supongamos un predio de 300 metros cuadrados en la colonia Anzures, en donde por zonificación del Programa Delegacional de Desarrollo Urbano de la Delegación Miguel Hidalgo (2009) se permite un máximo de tres niveles, respetando un 30% de área libre y una densidad baja (B) que permite una vivienda cada 100 metros cuadrados de terreno. En este predio hipotético se podría desarrollar un conjunto de tres viviendas verticales de unos 180 metros cuadrados. Bajo la Norma Técnica Complementaria para Proyecto Arquitectónico anterior, cada vivienda hubiera requerido un mínimo de dos punto cinco cajones, dando como resultado un requerimiento de ocho cajones de estacionamiento. Estos consumirían, entre los propios cajones y su superficie de circulación, prácticamente la totalidad de la superficie de un semisótano, con el respectivo costo de construcción que repercute directamente en el precio final de los departamentos. Con la nueva norma, la misma disposición arquitectónica a proyectar podría bien ofrecer hasta nueve cajones de estacionamiento sin necesidad de pagar una contribución, pero también podría no requerir ninguno.

Ahora bien, recordemos que el objetivo de esta política urbana es desincentivar el uso del automóvil. Para que ello se cumpla, se parte del supuesto de que al disminuir la oferta de espacios para automóviles dentro de las viviendas, paulatinamente las familias optarán por sustituir este medio de transporte por el sistema público o la bicicleta. Con esta nueva norma, si bien no se exige la construcción de un mínimo de cajones de estacionamiento, tampoco se inhibe. De nueva cuenta, pareciera que en México se generan leyes, normas y reglamentos a la medida de las lógicas del capital o con vacíos que éstas puedan aprovechar.

Aunado a lo anterior, se debe también revisar otro aspecto de esta nueva norma. Dentro de sus disposiciones generales, y como mencionamos ya en líneas anteriores, la norma establece que:

II. En todo caso, los cajones de estacionamiento podrán construirse hasta por la cantidad máxima permitida en la Tabla 1.2.2.1. y, de acuerdo a la zona en la que se ubique el predio según el Plano 1. Zonas para la Aplicación de Aportaciones por la Construcción de Cajones de Estacionamiento para Vehículos Motorizados, podrá generarse la obligación de realizar una aportación al Fondo Público de Movilidad y Seguridad Vial, establecido en la Ley de Movilidad del Distrito Federal […]

 

La nueva Norma para Construcción de Cajones de EstacionamientoDado lo anterior, resulta pertinente juzgar que si se estipula una cláusula para la construcción de cajones que sobrepasen el máximo establecido y toda vez que el objetivo es desincentivar el uso del automóvil, este máximo pareciera no obedecer a la misma lógica que la política intentaba establecer. Visto de otro modo, si la propia norma contempla una aportación sobre la construcción de cada cajón extra para así desincentivar de manera económica la oferta de éstos, el máximo de cajones por vivienda bien se pudo haber establecido en tan sólo uno o mejor aún en cero y que todo espacio para vehículo motorizado generara un costo. De esta manera, al menos desde el propio cuerpo de la norma se podría leer la esencia de la política que se busca implementar.

Habrá que esperar la respuesta del mercado, misma que por los tiempos naturales de desarrollo y gestión de los proyectos inmobiliarios no se verá en un plazo menor a uno o dos años. Mientras tanto sólo me queda reiterar lo que he expresado en líneas anteriores, pues de nueva cuenta pareciera que la planeación urbana de este país está formada por una serie de buenas intenciones pero expresada en un sinfín de malas prácticas y aplicaciones deficientes.

 

María Carolina Quintana Noriega

Arquitecta por la Universidad Iberoamericana, con subsistema en Diseño Ambiental y Maestra en Urbanismo por la Universidad Nacional Autónoma de México, en el campo de conocimiento de Desarrollo Urbano y Regional. Cuenta con un Diplomado en Desarrollo de Proyectos de Inversión Inmobiliarios por la Universidad Iberoamericana y cursa actualmente el Diplomado en Sistemas de Información Geográfica con Software Libre y de Código Abierto en el Instituto de Geografía de la UNAM. Fue docente de la Licenciatura en Arquitectura de la Universidad Iberoamericana, en el área de Diseño Asistido por Computadora y es directora del despacho DARCQ Consultoría Inmobiliaria SC.

@urbainilla