Search

Nomás me duele cuando como…

Nomás me duele cuando como…

Al escribir este texto tengo hambre y dolor de boca, por si fuera poco, no hay agua y tengo así de lavar…

Mi dolor se debe a que estoy a pocas horas de cumplir una semana con brackets, estos han sido días de hablar chistoso, no poder comer, medio masticar la comida, comer tacos con tenedor y cuchillo (seguro el dios de las garnachas ya me reservó un lugar en el infierno).

El asunto inició hace unos 20 años, cuando me atendieron en La Raza por un problema maxilofacial, que se compuso con varios aparatos y algunas lágrimas. Después de dos años, si no mal recuerdo, me dieron de alta y seguí con mi vida que giraba en torno a las caricaturas.

Aunque alunas veces mis papás me dijeron que si quería usar brackets, les dije que no, porque no estaba tan chueco, como el perrito Chilaquil, entonces pasaron los años, más años, muchos años, hartos años… hasta que me atendí unas caries.

Tenía años sin haber ido a un dentista, desde el primer día me dijo que necesitaba usar esas chunches, pero de nuevo lo dejé pasar una año más, hasta que me empezó a doler una muela, que no pasó de parecerse a la canción de Los Askis, que venía y se iba.

Don dentista me aconsejó de nueva cuenta el uso de esas piezas de metal, alambres y ligas. Finalmente me animé, resultó que sí estoy chueco como Chilaquil, que los aparatos sí me ayudaron de niño, pero pues tuve que completar con un tratamiento de ortodoncia.

Entonces, para no tener muchos problemas dentales en los próximos años es que tengo boca en tratamiento (con expectativas de crecimiento a doble dígito), según el doctor el tratamiento no va a pasar de un año, eso espero porque extraño comer tacos todos los días.

Ojalá que después de todo esto me quede una sonrisa a la Tin Tan, a la Mauricio Garcés, a la Jorge Negrete, a la Wolf Ruvinskis…



Egresado de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán de la carrera en Comunicación, con especialidad en medios escritos. Reportero del desaparecido periódico Nuestro México, en donde cubrió las fuentes delegacionales y Asamblea Legislativa. También trabajó en la Coordinación de Comunicación Social en la delegación Álvaro Obregón. Le gusta leer novelas y cuentos.