Search

Evolución en los materiales de construcción: vivienda

La evolución puede analizarse al considerar el cómo y con qué se han construido tanto viviendas como edificios

A lo largo de la historia del hombre, la construcción se ha convertido en un indicador del desarrollo económico, así como en prueba de la evolución del país que implemente mejoras en este sector, el cual, siempre se ha visto ligado a la disponibilidad de sus materiales; su evolución puede analizarse al considerar el cómo y con qué se han construido tanto viviendas como edificios.

Principalmente, los materiales de construcción están divididos en tres diferentes:

Materiales metálicos: Estos son sustancias inorgánicas compuestas de uno o más elementos metálicos, pudiendo contener algunos elementos no metálicos, como el carbono, ejemplo de estos son el hierro, cobre, aluminio, níquel y titanio.

Materiales cerámicos: Los materiales de cerámica, como los ladrillos, el vidrio la loza, los aislantes y los abrasivos, tienen poca conductividad, tanto eléctrica como térmica y, a pesar de llegar a tener buena resistencia y dureza, son deficientes en ductilidad y resistencia al impacto.

Materiales poliméricos: En estos se incluyen el caucho, los plásticos y muchos tipos de adhesivos; este tipo de material es producido al crear grandes estructuras moleculares a partir de moléculas orgánicas obtenidas del petróleo o productos agrícolas.

Originalmente, la construcción se desarrollaba con dos principales materiales; la piedra y los ladrillos de barro cocido; más adelante, nuestros antepasados implementaron un nuevo material, el ladrillo, con el que se empezaron a construir las primeras ciudades; posteriormente, se implementó el uso de polvo mezclado con agua, la puzolana, así como la incorporación del hierro en la construcción.

Por el lado de la vivienda, el hombre ha utilizado diferentes materiales para construir sus hogares, así como los edificios públicos para interactuar con su comunidad, en donde las primeras viviendas fueron trabajadas a base de barro o arcilla, y posteriormente aparecieron materiales como el acero y el concreto armado para los primeros edificios verticales.

Asimismo, la evolución de la construcción en la vivienda se ha visto reflejada a lo largo del mundo y de los tiempos; un ejemplo de esto es que, en el antiguo Egipto, las casas estaban construidas con adobes sobre planta rectangular, y en el oriente próximo, las viviendas se adaptaban a las posibilidades constructivas, ya sea de barro o piedra.

Para la edad media todas estas tipologías residenciales habían desaparecido en Europa, ya que se comenzaron a construir monasterios y núcleos urbanos en expansión, lo cual desencadeno, tras ciertos periodos de historia, lo que en el siglo XX conocemos como construcción residencial; así fue como los arquitectos, a finales del siglo pasado, proyectaban viviendas según los principios y materiales que imponían su época.

Hoy en día existen nuevos métodos, técnicas y sistemas para la construcción de vivienda en el mundo con materiales innovadores, además de medios ingeniosos para reducir tiempo y costos, así como la importancia para que estos cumplan con un papel importante en la ecología, en la medida de aportar sustentabilidad para la conservación del medio ambiente.

Ejemplos de esto son el concreto cerámico esparcido, la construcción ecológica con concreto de papel, el concreto decorativo sobre las paredes, la casa contemporánea de hormigón armado, el domo de concreto, los paneles de concreto ligero, entre otros.

suscríbete aquí