Search

Buscan reiterar compromiso de ONU con las ciudades

Peter Thomson

La Reunión de Alto Nivel sobre la Nueva Agenda Urbana y ONU-Habitat es una oportunidad para avanzar en la adecuada urbanización 

 

Actualmente alrededor de 4,000 millones de personas viven en zonas urbanas, y se prevé que para 2050 podrían ser 6,000 millones; así lo informó Peter Thomson, presidente del septuagésimo primer período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Al dar la bienvenida a la Reunión de Alto Nivel sobre la Nueva Agenda Urbana y ONU-Habitat, indicó que, desde el punto de vista medioambiental, los hábitats más sostenibles son los construidos con un bajo nivel de emisiones, con sistemas de transporte públicos seguros y eficientes, así como edificios y hogares ahorradores.

Explicó que dicha la reunión es una oportunidad para avanzar en la adecuada urbanización y para asegurar que ONU-Habitat y el sistema de las Naciones Unidas sean aptos para el propósito, dotados de las habilidades y recursos necesarios para promover ciudades equitativas, ambientalmente sostenibles e innovadoras del futuro.

Aseguró que más del 80% del PIB mundial lo generan las zonas urbanas, donde además de ser zonas de innovación, se trata del núcleo de los retos de sostenibilidad al ser responsables de la mayor parte de las emisiones de gases de efecto invernadero y el consumo de energía.

“Está claro que es en ciudades donde se ganará o se perderá la batalla por la sostenibilidad. Las ciudades son los mecanismos organizadores del siglo XXI. Son donde los jóvenes de todas partes del mundo acuden para desarrollar nuevas habilidades, lograr nuevos empleos y encontrar oportunidades para innovar y crear su futuro”, aseguró el presidente de la Asamblea.

Señaló a las ciudades como lugares de diversidad, que al recibir un alto grado de migración, genera una mezcla constante de cultura, conocimiento e ideas que requieren una nueva forma de trabajar para explorar nuevas oportunidades y soluciones a los diferentes problemas; todo esto, comentó, sentará las bases para cumplir con las metas del Programa 2030.

Durante su discurso mencionó el aumento de la pobreza a nivel mundial, contra lo cual muchas ciudades buscan proporcionar los servicios más básicos a medida que aumentan sus poblaciones; “Los programas y políticas urbanos a menudo descuidan los importantes vínculos entre los centros urbanos, los asentamientos periurbanos y los medios de subsistencia rurales. Mientras tanto, las desigualdades urbanas están creciendo en el sur global como en el norte”.

Describió a la Agenda 2030 como “la más ambiciosa jamás establecida para la humanidad”, la cual requiere de la participación de la ONU y de personal capacitado.

Informó que el Secretario General colabora con los estados miembros en la reforma del sistema de las Naciones Unidas y considera que la reforma de ONU-Habitat es una importante prueba decisiva para esta ambición.

Aseguró también, que se han tomado en cuenta las recomendaciones para la reforma de ONU-Habitat, la aplicación efectiva de la Nueva Agenda Urbana y del Programa de 2030, para así elaborar una estrategia concreta que asegure que el sistema de mantenimiento de la paz y la gestión de las Naciones Unidas incorpore un nuevo enfoque a las zonas urbanas.

“Gran parte del trabajo urbano en el sistema de las Naciones Unidas está fragmentado y da resultados insuficientes.   Esto debe cambiar y la reforma de ONU-Habitat debe ir de la mano con asegurar una mayor coherencia y colaboración en todo el trabajo urbano del sistema de las Naciones Unidas”.

De igual forma, recomiendan que las oficinas s regionales de ONU-Habitat logren un mayor alineamiento con las Comisiones Económicas Regionales, lo que permitirá que la visión del Secretario General ofrezca una voz política coherente a nivel regional dé prioridad a la urbanización.

Recordó que, durante los últimos 70 años, diferentes agencias han desarrollado programas urbanos innovadores que incluyen suministro de servicios de agua y saneamiento de barrios y dar respuesta a los conflictos urbanos.

Finalmente, Peter Thomson expresó: “Reconocemos que la ONU no está proporcionando lo suficiente para nuestras ciudades, y, a través de nuestro esfuerzo común, rectificaremos esto”, por lo que aseguró que en los próximos meses contará con un compromiso renovado de las Naciones Unidas para las zonas urbanas.

“ONU debe ser vista nuevamente como el principal convocador y catalizador de socios, financiadores, académicos, sector privado y organizaciones de la sociedad civil para ampliar su trabajo en las ciudades”.