full screen background image
Search

Cofece sugirió no llevar a cabo la iniciativa en obras

Cofece sugirió no llevar a cabo iniciativa en obras

Estas reformas representarían una desventaja al desarrollo de Quintana Roo

El gobierno de Quintana Roo quiere aprobar la iniciativa de reformas a las leyes estatales de Adquisiciones, Arrendamientos y Prestación de Servicios relacionados con Bienes Muebles, así como a la de Obras Públicas y servicios relacionados con las mismas, por lo que la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) recomendó que no lo haga, ya que estos cambios afectarán la participación de las empresas que no sean del estado.

La razón, por la que la Cofece sugiere no llevar a cabo esta iniciativa, es porque la oferta en el sector de la construcción se reduciría exclusivamente a la participación de empresas locales, lo que monopolizaría ese sector, afectando el precio, calidad, financiamiento y la oportunidad de negociar mejores materiales para el desarrollo de obras en el estado, de acuerdo con el reporte del mes pasado de la Comisión.

En un intento por beneficiar a las industrias locales del estado con adecuaciones a las leyes de manera artificial, al dar preferencia a personas físicas y morales de la entidad en los procesos de contratación, disminuirá la participación de empresas de otros estados, ya que en un intento de negociación, las empresas locales tendrían un margen de preferencia ante una empresa foránea, con un precio de hasta 5% más alto que lo que pudiera ofrecer la competencia externa, así lo comentó la Cofece.

“Al tratar de privilegiar a empresas locales, el estado de Quintana Roo correría el riesgo de contratar bienes, obras y servicios de menor calidad y a mayores costos, limitará la participación de agentes económicos foráneos al estado y con ello, reducir la presión competitiva en las licitaciones públicas”, manifestó el órgano legal.

La obligación de formar parte del padrón de proveedores y contratistas de la zona, sin exponer claramente los criterios, procedimientos y plazos, generaría incertidumbre a los agentes económicos, al disminuir la subasta en recursos para la construcción.