full screen background image
Search

Ciudad y desarrollo inmobiliario

Por Jaume Molet Pérez

La Real Academia de la Lengua Española define ciudad como, y aquí estoy citando la definición de su página web, el “conjunto de edificios y calles, regidos por un ayuntamiento, cuya población densa y numerosa se dedica por lo común a actividades no agrícolas”.

Actualmente, la urbanidad se ha convertido en el pan nuestro de cada día. Los procesos urbanos del siglo XXI, el tema del desarrollo urbano sustentable, el derecho a la ciudad, el desarrollo inmobiliario son temas que nos cruzan, que nos impactan en nuestra cotidianidad, queramos ser conscientes de ello o no.

Al respecto, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ha dado a conocer que América Latina y el Caribe es la región con el crecimiento urbano más notable, además, es la segunda región más urbanizada a nivel global.

Ante nosotros tenemos grandes desafíos y aquí, yo destaco, la necesidad de cerrar la brecha que existe entre la oferta y demanda de bienes y servicios urbanos, incluyendo por supuesto, los bienes inmobiliarios, no olvidemos que, construir vivienda siempre es uno de los retos que con más urgencia se tiene que encarar.

Pero, ¿cómo afrontar tales desafíos?

Fieles a nuestros principios rectores de innovación y transparencia, en Lamudi somos de la idea de que se debe hacer aplicando estrategias progresistas que impulsen el desarrollo urbano de la mano con el inmobiliario, sin duda no hacerlo a la par puede meternos en más problemas de los que ya enfrentamos actualmente pues, justamente el hecho de que durante muchos años nos enfocamos a desarrollar vivienda perdiendo de vista el desarrollo urbano, es lo que nos ha metido en el lío que hoy afrontamos.

Tenemos que rescatar a la ciudad como un bien público y comunitario, dotarla de movilidad, de accesibilidad y espacios sociales, todo para conquistar el gran bien común al que todos los habitantes del planeta debemos aspirar por igual: la calidad de vida.

No debemos de olvidar que el desarrollo inmobiliario promueve el crecimiento urbano y, por lo tanto, es su responsabilidad dotar de significado y contenido a las ciudades, después de todo, sin desarrollo inmobiliario no existirían ciudades, igual que sin ciudadanos.

Desde que el año pasado se sentaron las bases del nuevo desarrollo urbano, aquel que nos ayudará a crear las ciudades del futuro, quedó muy claro que la redensificación de las ciudades es más necesaria que nunca pues ésta va de la mano del desarrollo metropolitano. Es necesario, entonces, encontrar un equilibrio en la relación entre espacio público y espacio edificable.

En México los esfuerzos ya existen, ciudades como Xalapa, Puebla, Mérida están apostando por un modelo de construcción urbana sustentable que pone al ciudadano en el centro de todo y busca llevarlos a las centralidades que habían caído en el abandono. Repoblar las centralidades, dotar de servicios y fuentes de empleo a las periferias permitiendo su desarrollo autónomo es uno de las apuestas en las que se trabaja desde el sector inmobiliario y el gobierno.

Luego de un inicio de año turbulento, con gran incertidumbre por la inestabilidad del contexto internacional, México llega al segundo trimestre de 2017 con más seguridad por parte de los inversionistas.

Recientemente, la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI) difundió que a nivel nacional existen 515 desarrollos y que de 2012 a la fecha se han invertido alrededor de 32 mil millones de dólares en el desarrollo inmobiliario, además el sector está creando cerca de 200 mil empleos al año, consolidándose como uno de los más dinámicos y fuertes de todo México.

En un año que se vislumbraba como difícil todo parece ir fluyendo, gracias en mucho a la fortaleza que el propio mercado interno mexicano ha alcanzado. A decir de algunos especialistas el panorama externo ha abierto un nuevo abanico de posibilidades, una de ellas es el desarrollo e impulso de la vivienda media en los centros de las ciudades, estrategia que muchos empiezan a ver como redituable y que es más que necesaria para satisfacer la demanda.

Twitter: @MoletJaume

Mail: [email protected]

Jaume Molet Pérez es egresado de la Universidad Politécnica de Cataluña obteniendo el título de Ingeniero industrial. Por más de 10 años, Jaume ha sido consultor de estrategia y operaciones en grandes firmas de nivel internacional como AT Kearney, desarrollando estrategias de negocio para las firmas en Alemania, Reino Unido, Arabia Saudita y México, en el mercado Latinoamericano. Actualmente Jaume es Director General para Lamudi México.