Search

Blog invitado: Gestión estratégica para el Nuevo Aeropuerto

Por Silvia Mejía Reza*

El proyecto del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, AICM, de los arquitectos Norman Foster + Fernando Romero, ha despertado un gran número de interrogantes no sólo en materia urbana, también en lo ambiental y lo económico. Hace algunos días, en entrevista, Jorge Carlos Ramírez Marín, secretario de Desarrollo Agrícola, Territorial y Urbano, aseguró que el proyecto está respaldado por un Programa de Desarrollo Urbano.

Sin embargo, haciendo rápidamente una revisión de los instrumentos de planeación existentes en la zona determinada para este magno proyecto me encontré que el Estado de México tiene elaborados y aprobados dos Planes Regionales de Desarrollo Urbano, siendo el del Valle Cuautitlán-Texcoco el que nos ocupa, publicado en la Gaceta del Gobierno en el año 2005; hace nueve años.

De acuerdo a lo presentado por la Presidencia de la República, el nuevo AICM se localizará en la zona del ex lago de Texcoco en los municipios de Atenco, Ecatepec y Texcoco, Estado de México. Sin embargo es importante considerar que el impacto regional sí incluye a estos municipios del Estado de México y también a las delegaciones aledañas como la Gustavo A. Madero, Tlalnepantla o Ciudad Neza. Por ello, la importancia de contar con un instrumento de planeación que prevenga su desarrollo futuro.

Este plan regional del Estado de México de 2005 deberá ser actualizado ya que resultan obsoletas las cifras presentadas que son del Censo 2000. Con un Plan así, no hay claridad para generar indicadores, por ejemplo, si las cifras de población varían con casi 30 mil habitantes por municipio con respecto al Censo 2010. Otro elemento a considerar es la división territorial por regiones que se hace del estado y que no coinciden, siendo Atenco y Texcoco Región VII y Ecatepec Región III. Aunado a esto se deberán contemplar las áreas naturales que fueron establecidas en este plan regional y que se ven impactadas con el nuevo proyecto.

Existen algunos instrumentos de planeación interesantes que podrían ser considerados para el proyecto del AICM, y que está promoviendo el Gobierno del Distrito Federal: las Áreas de Gestión Estratégica o AGE’s y las Zonas de Desarrollo Económico y Social, ZODES.

De acuerdo con la Ley de Desarrollo Urbano del DF (2010) una AGE es un instrumento de planeación y ordenamiento territorial del desarrollo urbano-ambiental, en áreas específicas de la ciudad, cuyos objetivos fundamentales son: incidir positivamente en la regeneración, recualificación y revitalización urbana y/o ambiental; proteger y fomentar el patrimonio cultural urbano y/o el paisaje cultural. Por otro lado, las ZODES son zonas de alto potencial de desarrollo, ya sea por la extensión de terreno en subutilización, su conectividad dentro de la ciudad o los servicios o infraestructura existente como oportunidad de impulsar nuevas dinámicas económicas y sociales.

Ambos instrumentos podrían garantizar que el proyecto del AICM tuviera un adecuado emplazamiento urbano y prever las muchas determinantes que de él se derivan. Entre las determinantes para una adecuada programación urbana de un magno proyecto como este serán: la implementación de un plan regional que considere a los municipios y delegaciones aledaños, y sus necesidades en materia de equipamientos, servicios, vivienda, movilidad estratégica, espacios públicos y sustentabilidad. Pero sobre todo que determine el futuro del Aeropuerto que se encuentra actualmente en uso, para evitar su deterioro y posible abandono; situación que afectaría a la población y la actividad económica del entorno.

Jane Jacobs decía: “Las ciudades tienen la capacidad de proporcionar algo para todo el mundo, sólo porque, y sólo cuando, se crean por todo el mundo.” La ciudad debe ser la entidad que nos brinde oportunidades a todos, con capacidad para emplear, ofertar vivienda, escuela, cultura, recreación y confort a sus ciudadanos. El magno proyecto del AICM tiene esta capacidad.

 

* Maestra en Arquitectura y Urbanismo