Search

En estimular la demanda, la clave para la recuperación

En estimular la demanda, la clave para la recuperación-Eduardo-Torres-Villanueva

Tras la contingencia por Covid-19, será fundamental un programa para incentivar la oferta

A decir de Eduardo Torres Villanueva, director general de ai360, para reactivar la industria de la vivienda una vez superada la fase más crítica de la contingencia, será necesario estimular la demanda. Es decir, detonar condiciones de financiamiento más flexibles, con elementos como bajas en la tasa de interés o menores enganches.

En entrevista con Revista Vivienda, el experto abundó sobre los posibles escenarios tras la pandemia. El otrora funcionario de la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi) enfatizó que además de mantener activa a demanda, será fundamental medidas de apoyo contundentes en beneficio de los desarrolladores.

Rumbo a la reactivación

En primera instancia, expuso que para una recuperación más rápida, es importante centrar los esfuerzos para que el consumo se mantenga. Entre ello, dijo, optar por medidas y generar el escenario para que las familias tomen los créditos.

“Por el lado de la demanda se necesitan estímulos mayores para poderla mantener activa. Yo insisto en que es importante dimensionar y alinear las expectativas de los distintos actores sobre la magnitud del impacto y sobre las medidas que hay que tomar para sacarlo adelante.

“En esa tónica, creo que las medidas de impulso a la demanda son muy importantes y pueden ser muchas, desde ampliar las líneas de crédito, bajar las tasas de interés, dar créditos de garantía, dar un subsidio al enganche, generar mayores condiciones para que la gente no pierda su empleo; generar una confianza para que el consumo se mantenga activo. Y yo creo que eso es fundamental para poder tener una recuperación más rápida”, apuntó.

Impulso

El especialista consideró que un punto a favor para la recuperación del sector es que la necesidad de vivienda es permanente, y mientras existan el financiamiento, la demanda estará presente.

“Particularmente, Infonavit y Fovissste podrían jugar un rol importante en mantener la actividad en el mercado de vivienda, a través de un mayor número de créditos, y condiciones de financiamiento más flexibles.

“Quizás sea el momento para hacer ajustes que, sin que impliquen una medida de emergencia, podrían impulsar un mayor desarrollo del mercado de vivienda a mediano plazo. Por ejemplo, hay quien propuso la portabilidad de la Subcuenta de vivienda para usarla como enganche con cualquier banco. Alguien también propuso impulsar el mercado de renta. De igual forma, y no es un punto menor, hay quien apuntó a las bursatilizaciones de cartera como una forma de solución a las condiciones actuales. Sin duda que la falta de un mercado secundario de financiamiento ha sido uno de los factores que limita la capacidad de ofrecer tasas hipotecarias más competitivas”.

Afectaciones por segmento

En este sentido, Eduardo Torres consideró que el segmento de vivienda plus es el más vulnerable al escenario provocado por la contingencia. Sobre todo porque “la demanda depende de confianza y expectativas”.

En el caso de la vivienda social con valor de entre 500,000 y 1 millón de pesos, consideró que cuenta con un “blindaje” gracias a que es el segmento en donde se enfocan los institutos de vivienda. Aunque no descartó afectaciones a la plana laboral que se ubica en este cajón.

“También es cierto que, en la vivienda, los trabajadores de menor calificación pudieran ser afectados en estas expectativas de empleo. Entonces, quizás, por una parte tienes mayor financiamiento, aunque ahí la demanda también va a sufrir un tanto.

“Y la parte de vivienda media, y el segmento residencial bajo, de 2 a 3 millones de pesos, ahí lo que vemos es que hay un mercado importante, creciente. Claro que todo el mercado se va a afectar, pero tienes ahí una demanda no atendida muy importante, y donde ha habido relativamente poca oferta para ese potencial de demanda”, señaló.

Apoyar la oferta

Por otro lado, Eduardo Torres consideró que será fundamental profundizar en las medidas de apoyo para desarrolladores. Sobre todo en lo que tiene que ver con el financiamiento.

En esa línea, añadió, se deberá poner énfasis en un programa para estimular la oferta una vez que quede atrás la etapa más fuerte de la contingencia.

“Lo importante es que la oferta pueda mantenerse activa, que la producción se pueda mantener o limitar en lo mínimo posible. Hay que recordar que de la industria se desprende un número muy importante de actividades económicas que tienen una fuerte incidencia en el empleo y en el consumo de bienes producidos nacionalmente. Entonces, la industria de la construcción es realmente un motor muy importante para la actividad económica.

“Yo creo que lo que sigue son medidas de apoyo contundente a los desarrolladores de vivienda, por parte de la banca de desarrollo, en cuanto a atender las líneas de crédito de los créditos puente, dar garantías para que los bancos, las Sofomes y las Sofoles puedan ampliar los plazos de los créditos puente, y que puedan también otorgar líneas de crédito de liquidez. Es decir, que haya un programa de estímulo a la oferta tan pronto pase la fase más inmediata de la contingencia.

«Y yo creo que eso es muy importante, porque después puede ser mucho más caro recuperar obras que se quedan a la mitad. Si se quedan sin financiamiento o si se queda la construcción en una fase intermedia, pudiéramos tener un escenario donde hay un inventario no terminado de vivienda; que luego hará más difícil el financiamiento de nuevos proyectos, y que hará difícil también rescatar los que se quedaron a la mitad”.

Eduardo Torres añadió que en esta etapa, para los desarrolladores será fundamental negociar con acreedores y proveedores. En el caso de proveedores, dijo, porque se podría venir una alza en los insumos para la construcción.

 

Este texto se incluye en la edición 125 de Revista Vivienda

Vivienda-Junio-Mayo