Search

Raúl Anguiano llevó la esencia de México a la pintura

Raúl Anguiano llevó la esencia de México a la pintura

Entre los temas que Raúl Anguiano retrataba destacan paisajes citadinos y rurales; así como el indigenismo, fiestas populares, tradiciones y religiosidad

Un día como hoy, pero de 2006, falleció en la Ciudad de México el pintor, muralista y grabador Raúl Anguiano; uno de los artistas más destacados del siglo XX y principal exponente de la Escuela Mexicana de Pintura.

José Raúl Anguiano Valadez nació en Guadalajara, Jalisco, el 26 de febrero de 1915; realizó sus estudios en la Escuela Libre de Pintura con Ixca Farías, José Vizcarra y José Salomé Pina, donde tomó talleres que le permitieron conocer diversas técnicas y desarrollar su amor por el arte prehispánico y popular. Posteriormente, en 1933, fundó el grupo de Jóvenes Pintores Jaliscienses.

Un año después, se trasladó a la Ciudad de México, donde se unió a la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios (LEAR) y conoció a Diego Rivera y José Clemente Orozco; esto lo llevó a ser el artista más joven en exponer su obra en el Palacio de Bellas Artes, en 1935.

Tres años después, fundó el Taller de Gráfica Popular junto con Leopoldo Méndez, Alfredo Zalce, Pablo O’Higgins y Fernando Castro Pacheco, al tiempo que ejerció la docencia en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda.

Finalmente, en 1949, fundó, junto con reconocidos artistas, el Salón de la Plástica Mexicana; institución que, actualmente, se dedica a la promoción del arte contemporáneo mexicano.

Raúl Anguiano es considerado como uno de los principales retratistas de la esencia de México, ya que entre los temas que destacó se encuentran paisajes citadinos y rurales; así como el indigenismo, fiestas populares, tradiciones y religiosidad.

Presentó sus obras en más de 100 exposiciones a nivel internacional; en diversos museos y galerías de Cuba, Chile, Colombia, Brasil, Francia, Italia, la extinta Unión Soviética, Israel, Alemania, Japón y Estados Unidos.

Además, algunos de sus trabajos se encuentran en la Cámara Nacional de Comercio, el Museo Nacional de Antropología, la Secretaría de Relaciones Exteriores y la Procuraduría General de la República; así como en el Consulado General de México en Los Ángeles, el Museo Bowers en California, y en East Los Angeles College.

A lo largo de su trayectoria, Anguiano obtuvo distintos reconocimientos, como la Distinción de Invierno del Salón de la Plástica Mexicana (1954), Condecoración José Clemente Orozco del Congreso de Jalisco (1956), Medalla de Oro del Salón Panamericano de Porto Alegre, Brasil (1958), Orden al Mérito de la República Italiana Grado Comendador (1977), Premio Jalisco (1988), Premio Nacional de Ciencias y Artes en el área de Bellas Artes (2000).

Algunas de sus obras más notables son los óleos de El caballito, El puente Nonoalco, El Lago de Chapultepec y El Pedregal; y los murales Represión porfirista, Las nuevas generaciones y Fascismo destructor del hombre y de la cultura.



Formo parte del equipo editorial de Centro Urbano. Soy egresada de la licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (UNAM). Me interesa la cultura, el urbanismo y la arquitectura. Amante del mundo digital, el cine, la música, la lectura y la escritura.