Search

Este año, el sector vivienda podría caer 60% en México

El director de Proyectos de Ideal Desarrollos asegura que los desarrolladores necesitan certeza y políticas de largo plazo para poder continuar con las inversiones

Este año pinta difícil para el sector vivienda, sobre todo en el nivel social, donde los desarrolladores se han enfrentado con diversas problemáticas que han provocado una baja en su producción y ventas.

Así lo señaló Enrique Plasencia, director de Proyectos de Ideal Desarrollos, quien explicó que este problema viene desde 2016, en donde cada año ha disminuido la producción debido a la baja adquisición por parte de los trabajadores, lo que ha provocado que en estos cuatro años se tenga un deterioro de 30% en la producción de vivienda.

En entrevista exclusiva para Revista Inversión Inmobiliaria, el directivo aseguró que este año se pronostican 251,000 acciones de vivienda, lo que resultaría en una caída de cerca de 60%, comparado con el año anterior, cuando se lograron concretar 412,000 acciones de vivienda.

“Este año la expectativa o las necesidades de vivienda que demanda el país es de alrededor 550,000 unidades, tan sólo de vivienda social, de las cuales, por la proyección de lo que se lleva hasta ahorita en la Registro Único de Vivienda (RUV), las proyecciones son solamente de alrededor de 225,000 unidades en el año, lo cual va a dejar un déficit de 250,000 unidades.

“Si sumamos a ese déficit las que vienen arrastrando de otros años, estamos hablando que el país necesita 1 millón 100,000 viviendas para poder satisfacer toda la demanda anterior y la nueva, que es provocada, sobre todo, por las nuevas familias, la gente que necesita restablecerse por cambio de trabajo, porque ahora las familias se están moviendo de ciudades y llegan demandando vivienda”, señaló Plasencia.

El director de Proyectos de Ideal Plasa asegura que el gobierno está consciente de lo que está sucediendo en el país, pero las soluciones que propone en el Plan de Desarrollo para México se quedan cortas desde el punto de vista de los desarrolladores.

“Están hablando de que van a subir 16% del monto de los créditos al derechohabiente, pero eso de alguna forma al trabajador le va a pegar, o en tiempo o en mayor pago mensual para su crédito. Además, si derechohabiente no ve que la economía está estable y siente la incertidumbre de una economía volátil, pensará que puede tomar un crédito porque no sabe si va a tener trabajo el siguiente mes o el siguiente semestre, y lo primero que hace la gente cuando hay incertidumbre económica es guardar sus ahorros o recursos para usarlos en caso de perder el empleo o para poder subsistir durante el mayor tiempo posible.

“Si este tema no se resuelve pronto se va a generar una escasez de vivienda terrible, pero además habrá mucho desempleo por la falta de movimiento en la industria de la construcción de vivienda económica, un desempleo en gran parte de la fuerza laboral de albañiles y obreros, pues se estarán quedando sin trabajo. Los que trabajan directamente en la construcción y la gente que trabaja indirectamente, empresas que se dedican a la fabricación de aluminio, vidrio, herrería, fontanería, electricidad y todas las ramas que van en conjunto con la industria de la vivienda económica.

“Por eso vemos preocupante el tema. Pensamos que hay tres acciones por seguir, y lo primero es promover en todos los campos el sentido de certeza, evitar todas las acciones que hagan al país tener un ambiente de incertidumbre. Creo que, en ese sentido, al gobierno federal le corresponde dictar las acciones para lograrlo, y para ello debe estar atento para lo que está en riesgo y actuar en consecuencia Una vez dictadas las políticas viables será tarea de los desarrolladores de vivienda adaptarse y actuar según esos lineamientos, y corresponde a los gobiernos también estatales y municipales facilitar los procesos”, dijo.

Un año lento para la vivienda

De acuerdo con Enrique Plasencia, el arranque de año para el sector vivienda se ha visto frenado. Las ventas para los desarrolladores han presentado bajas de entre 25% y 30% aproximadamente.

“Muchos desarrolladores ya teníamos proyectos que iban en marcha. El problema ahora es que los nuevos desarrollos están suspendidos porque la misma incertidumbre que se vive en el país se siente en la economía y en la proyección, y para los desarrolladores no es interesante arrancar proyectos donde es posible que no tengan a quien venderlos porque no tienen la capacidad económica, porque los programas no están funcionando adecuadamente.

“Pensábamos que este nuevo gobierno, que tiene un corte más popular, iba a apoyar al 100% al sector. Veníamos de perder un apoyo muy importante para los trabajadores que era un subsidio a la vivienda para trabajadores de bajos ingresos. Pensábamos que en algún momento ese programa se volvería a instalar y para el gremio fue una sorpresa que no, que, al revés, que no hemos visto una política clara de vivienda funcional que ayude a que se revierta esta tendencia de baja de edificación de vivienda en el país”, señaló Plasencia.

En ese sentido, dijo que los empresarios estarán atentos a una política nueva que logre satisfacer y que brinde la certeza y seguridad de ser un programa no a corto plazo, sino a mediano y a largo plazo, para que los desarrolladores puedan avanzar desde la concepción del proyecto, la compra del terreno, los permisos, el proyecto, la urbanización, la construcción, la venta, el marketing, la administración, etcétera.

“Necesitamos políticas a largo plazo, ya que los procesos para nosotros duran, en su mayoría, de dos a tres años, y si le sumamos el proceso de venta del desarrollo, generalmente son cuatro o cinco años. Entonces unas políticas a corto plazo no nos van a brindar esa seguridad que necesitamos para poder hacer las inversiones en proyectos de vivienda”, finalizó el directivo.

 

Nota: Este texto se incluye en la edición 68 de la Revista Inversión Inmobiliaria.



Egresada de la carrera de Comunicación y Periodismo de la Facultad de Estudios Superiores Aragón de la UNAM. Amante de las redes sociales. Actualmente Community Manager en Centro Urbano. Alegre, terca y sincera.