Search

Concluye conservación de fuente diseñada por Pedro Ramírez Vázquez

Concluye conservación de fuente diseñada por Pedro Ramírez Vázquez

‘El Paraguas’ del Museo Nacional de Antropología es considerado un hito de la ingeniería y la arquitectura mexicana

Después de cuatro meses de mantenimiento y conservación, ‘El Paraguas‘, fuente invertida que se encuentra en el patio central del Museo Nacional de Antropología, se presentó con una imagen totalmente limpia y renovada.

Este icono de la ingeniería y la arquitectura mexicana fue diseñado por el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez en 1964. Destaca por contar con una gran columna de concreto armado, así como una losa que se sostiene con 20 vigas radiales de acero y 80 tensores, mismos que forman la techumbre de 4,500 metros cuadrados (m2)

En 2015 se llevaron a cabo pruebas con hidrolavadoras, detergentes neutros, cepillos, y otros materiales para eliminar la suciedad que no dieron resultado. Sin embargo, desde marzo de este año se implementó la técnica alemana ice-blaster, en la que se disparan pellets de hielo seco aplicados con presión controlada, lo cual permitió eliminar la suciedad y las sales acumuladas durante más de medio siglo, sin lastimar la superficie de la fuente.

Cabe resaltar que esta es la primera vez que en México se interviene un monumento histórico con hielo seco, aseguró Josué Lee, representante de Praxair, empresa que aportó 240 toneladas de este material para la limpieza del plafón de aluminio.

Por su parte, Javier González, director general de Kärcher, empresa con 38 años de experiencia en la limpieza de monumentos históricos, dijo que esta fuente representó un gran reto debido a sus dimensiones y la altura.

Gilda Salgado Manzanares, encargada del ‘Proyecto de Conservación de Obra Moderna y Contemporánea del Museo Nacional de Antropología’, afirmó que esta técnica puede limpiar cualquier superficie, ya que el hielo seco no es abrasivo.

“Ese choque térmico y la presión arrastran la suciedad fácilmente. El único problema era la logística para llevarlo a cabo, porque se utilizan grandes máquinas para alcanzar alturas considerables, pero el proceso es excelente y muy benévolo”, reafirmó Gilda Salgado.

Por otro lado, Antonio Saborit, director del MNA, destacó que después de 54 años, ‘El Paraguas’ volvió a recuperar el mismo esplendor con el que la mañana del 17 de septiembre de 1964 fue inaugurado.