Search

La entrada a un nuevo mundo

Cuando nosotros acudimos al cine a ver una función, nos adentramos a un nuevo mundo. Normalmente en todas las películas el protagonista sufre una ruptura en su vida cotidiana, lo que lo lleva a iniciar un viaje para solucionarlo. Durante dicha travesía suceden muchas cosas que cambian la mentalidad del personaje, lo que le ayuda a enfrentar la batalla final (es decir, su gran problema). Finalmente puede que el protagonista salga triunfante o sea derrotado, pero siempre hay un aprendizaje de por medio.

El denominado séptimo arte nace gracias a los hermanos Lumierè, el 28 de diciembre de 1895 en París, Francia. Los hermanos veían su invento como algo científico y no como algo artístico o comercial, pero Alice Guy Blaché vio el potencial que tenía y comenzó a contar historias a través del cine, así fue como filmó la primera película de ficción “Fée aux choux” (El hada de las coles).

Actualmente muchas personas no conocen el proceso que se necesita para llevar a cabo de forma exitosa una película. Los puestos más reconocidos suelen ser los de actores, productores y directores, pero para que ellos puedan hacer su trabajo necesitan de la ayuda de otros cargos.

El guionista es la base de la película, es quién se encarga de redactar la historia y darle el formato adecuado para cine, ya que no basta con tener un buen cuento, hay que tener la estructura correcta.

El encargado del área de fotografía ilumina las escenas y define el “look” de la obra a través de filtros de cámaras, tipos de luces, lentes, etc. Este puesto es el que puede garantizar el éxito o el fracaso del filme.

La persona responsable del arte se especializa en cuidar la estética del set cuidando texturas y colores, también tiene a su cargo a los equipos de maquillaje y vestuario para lograr una armonía.

El continuista es el responsable de llevar un orden y de no tener saltos ilógicos de objetos entre un plano y otro, debe revisar que el maquillaje sea el mismo dentro de una misma secuencia y que la ubicación de la cámara tenga coherencia dentro del espacio mostrado al espectador.

Desde mi punto de vista ir al cine es una experiencia única, entrar al lugar y sentir el olor a palomitas es una sensación inigualable. Hay dos situaciones que me preocupan: la primera es que con la llegada de las plataformas streaming, la asistencia al cine es cada vez menor, la gente no sabe que la forma en que una película obtiene retribuciones es  con la venta de boletos, esto deriva a que los productores tengan poco dinero y realicen películas de mala calidad. El segundo punto, es que las pocas películas que se ven en nuestro país son extranjeras, se menosprecia el talento mexicano y esto se debe a que el género que manejan ya está muy encasillado, no todo es comedia romántica.

La única recomendación que puedo dar es que vayan al cine, disfruten de la butaca y los alimentos que ahí ofrecen. Es el lugar perfecto para salir de la rutina y convivir con los seres queridos, una película no se vive igual desde casa. El proceso para hacer una película es largo, caro y cansado, valoremos el trabajo de las demás personas. Si la excusa es el bajo contenido en cines convencionales, asistan a cine de arte, como la Cineteca o el Cine Tonalá.