Search

Indispensable revisar estas dos modalidades en el contrato de compraventa

Jaume Molet

Por Jaume Molet Pérez.

 

Ad-corpus y ad-mensuram son dos modalidades como se estipula el precio de una propiedad

 

 Comprar una casa implica una serie de procesos y trámites que inicialmente resultan tediosos, pero, a su vez, son imperiosos para llevarla en paz y sin miramientos hasta que se adjudique la propiedad.

Es por ello por lo que es indispensable firmar un contrato de compraventa; en primera instancia, para garantizar al vendedor que se va a cumplir con lo pactado anteriormente bajo palabra y secundariamente, más no menos importante, responder al comprador por el inmueble que se va a entregar tras firmarse el convenio antes mencionado.

Es de destacar que, en él tienen que estar incluidas la información de ambas partes (domicilio, datos fiscales, datos de contacto, etc.), las características de la casa o departamento en cuestión, las formas de pago y las modalidades de contrato (ad-corpus o ad-mensuram) que muchas veces no es bien entendido por parte de los compradores novatos y es bueno que se empapen de dicha teoría, para que no surjan dudas a la hora de la lectura.

Estas modalidades representan el tipo de contrato a redactar según la forma en la que se estipula el precio del espacio suscrito. En Lamudi.com.mx queremos enterarte de ellas con una breve descripción y un ejemplo ilustrativo.

 

Ad-corpus

La modalidad ad-corpus, la describe la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en el Seminario Judicial de la Federación como “aquella en la cual se calcula el precio en forma alzada, en función de la individualidad misma de la cosa tomada en conjunto, sin referencia a una cierta unidad de medida”, lo que quiere decir que los metros cuadrados no se consideran al momento de estipular el precio, sino que es un precio dado por otras variables menos medibles.

 

Ad-mensuram

En cambio, la SCJN describe la modalidad ad-mensuram “como aquella en la cual el precio se determina proporcionalmente en función de una precisa unidad de medida” donde se especifica que los metros cuadrados de un inmueble (casa, departamento, local, oficina) se tomaron en cuenta en el avalúo, y donde, en un momento dado, es posible rectificar las medidas que no hayan sido tomadas en cuenta en el contrato, bajo la rectificación.

Por ejemplo, si dice que el departamento mide 73 m2 y cuando la personas que lo habita, por remodelación u otra situación, descubre que mide 71.5 m2, esos 1.5 metros cuadrados son puestos sobre la mesa y es probable que la suma se ajuste a favor del comprador.

Otros elementos por considerar en el proceso de compraventa son todos los pagos que se deben realizar para poder transferir el nombre de la propiedad sin novedad. Por un lado, se debe pagar el Impuesto Sobre Adquisición de Inmuebles (ISAI) el cual se calcula de acuerdo con el valor total del inmueble y se paga 15 días después de adjudicarse el bien raíz. Además, se deben pagar el Impuesto Predial y todos los servicios públicos que tenga pendientes para sanear la propiedad previamente a la entrega de esta.

 

Por Jaume Molet Pérez, egresado de la Universidad Politécnica de Cataluña obteniendo el título de Ingeniero industrial. Por más de 10 años, Jaume ha sido consultor de estrategia y operaciones en grandes firmas de nivel internacional como AT Kearney, desarrollando estrategias de negocio para las firmas en Alemania, Reino Unido, Arabia Saudita y México, en el mercado Latinoamericano. Actualmente Jaume es Director General para Lamudi México.

@MoletJaum

[email protected]