Search

Requiere sur-sureste mayor financiamiento

Requiere sur-sureste mayor financiamiento

A diciembre de 2017 en Campeche, Yucatán y Quintana Roo se ejercieron 8,832, 29,016 y 25,477 acciones de vivienda respectivamente

La región Sur-Sureste del país está conformada por los estados de Oaxaca, Guerrero, Chiapas, Veracruz, Campeche, Yucatán, Quintana Roo y Tabasco, lo que representa el 28% de la población nacional.

Es una de las regiones que más derrama económica genera en cuanto al sector turístico, ya que ofrece una gran variedad de ecosistemas y su gran costa rodeada por el Océano Pacífico, el Golfo de México y el Mar Caribe hace que sea un punto detonante de generación económica.

Esta región exhibe una compleja y accidentada fisiografía conformada por las zonas serranas de la Sierra Madre del Sur, la Sierra de Chiapas y la Cordillera Centroamericana.

Además, el clima predominante es cálido y es privilegiada por sus abundantes recursos naturales, aunque destaca la recurrencia de desastres naturales debido a las características regionales y a los efectos del cambio climático.

Debido a esto, en la región sur-sureste se tiene una gran cultura de huracanes por lo que hay un tema muy importante en cuestiones de estructura, en donde lo que más importa es construir una casa solida.

Por ejemplo, en Yucatán y Quintana Roo hay una cuestión muy fuerte de que la cimentación debe ser la mampostería, la cual a pesar de que se hace como si fuera una tecnología muy antigua, sigue muy arraigada en el sureste del país.

En esta región trasciende que, a diferencia del resto del país, la población se encuentra dispersa en zonas rurales: 48% de los habitantes de la región vive en localidades menores a 2,500 habitantes, mientras que a nivel nacional este porcentaje es de sólo 28%. El 52% de la población de Chiapas y el 51% de Oaxaca habita en zonas rurales.

Por tal motivo, debido a la alta marginación que presentan la mayoría de los municipios, en 80.35% de estas entidades no se satisfacen necesidades básicas en materia de salud y vivienda, además de que registran ingresos bajos.

En el caso Veracruz, la oferta y la demanda de vivienda se ha mantenido estable, localizada principalmente en la zona metropolitana del Puerto de Veracruz, ya que es el punto con mayor dinamismo económico y poblacional.

Tan solo en 2015 se ejercieron en alrededor de 52,000 acciones de vivienda en la entidad. Además, a febrero de 2016 Veracruz contabilizó 24,647 viviendas ingresadas en el RUV, de las cuales 73% están dentro de los perímetros de contención urbana. En tanto, a diciembre de 2017 se contabilizaron 34,247 acciones de vivienda y se entregaron 3,970 subsidios.

En el caso de Guerrero, a diciembre de 2017 se ejercieron 12,594 acciones de vivienda y se entregaron 1,388 subsidios. En Oaxaca, en el mismo periodo, fueron 9,559 acciones de vivienda y 1,110 subsidios otorgados.

Hacia la región sureste, en el caso de Chiapas se ejercieron 26,699 acciones de vivienda y se entregaron 988 subsidios. A diciembre de 2017, en Tabasco se realizaron 14,091 acciones de vivienda y se otorgaron 20017 subsidios.

En Campeche, Yucatán y Quintana Roo se ejercieron 8,832, 29,016 y 25,477 acciones de vivienda respectivamente, al igual que se entregaron 600, 4,205 y 5,684 subsidios en el orden mencionado.

En el caso de Campeche, esta entidad trabaja fuertemente en los proyectos de vivienda económica, ya que hay un déficit debido al alto costo de los terrenos que no permite ofertar este tipo de hogares. Como parte de las acciones que se emprenden la entidad, la Sedatu, a través de la Conavi, otorgó durante 2015 recursos por 78.5 millones de pesos en subsidios para complementar la adquisición de un solución habitacional.

Reconstrucción en Oaxaca, Guerrero y Chiapas

El 7 de septiembre de 2017, un sismo magnitud 8.2 sacudió al estado de Chiapas, con lo que dejó a su paso desastres tanto en dicha entidad, como en Oaxaca y Guerrero.

Este fenómeno derrumbó las casas de alrededor de 300,000 habitantes de unas 4,400 comunidades, en su mayoría indígenas, de los sureños estados de Oaxaca y Chiapas. Cabe destacar que en esta ultima entidad la meta, desde un principio, fue reconstruir y reparar más de 59,000 viviendas de 97 municipios.

En Oaxaca un total de 65,044 viviendas resultaron afectas tras el sismo, de las cuales 38,095 sufrieron daños parciales, mientras que 26,949 presentaron daño total en su estructura.

En el caso de Chiapas de 46,773 viviendas afectadas, 32,700 resultaron con daño parcial, mientras que 14,073 tuvieron daño total. En tanto, Guerrero presentó 3,928 viviendas con daño: 1,443 con daño parcial y 2,485 con daño total.

De ese total, a marzo de 2018 la Sedatu reportó la demolición al 100% de los estados mencionados. En el caso de Chiapas fueron demolidas 5,903 viviendas, 8,875 en Oaxaca, y 495 en Guerrero.



Egresada de la carrera de Comunicación y Periodismo de la Facultad de Estudios Superiores Aragón de la UNAM. Amante de las redes sociales. Actualmente Community Manager en Centro Urbano. Alegre, terca y sincera.