Search

El Puerto de Altura de Progreso se modernizará

El Puerto de Altura de Progreso se modernizará

Las obras estarán a cargo de inversionistas privados y permitirán que lleguen embarcaciones más grandes

Gerardo Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones y Transportes y el gobernador de Yucatán, Rolando Zapata, anunciaron que Puerto de Altura de Progreso será modernizado para incrementar su capacidad con una nueva terminal y obras de dragado.

Explicaron que actualmente una de las limitantes es el calado, es decir, la profundidad que alcanza en el agua la parte sumergida de una embarcación, por lo que el dragado permitirá que lleguen embarcaciones que mueven hasta 4,000 contenedores o hasta 80,000 toneladas de granos.

El Puerto de Altura yucateco es el único que tiene esta denominación en la península, lo cual significa que sólo a través de éste pueden hacer intercambios comerciales internacionales a diferencia de los de cabotaje, cuyo alcance comercial es nacional.

“Su importancia es innegable, desde la época henequenera, hasta la actualidad como entrada para los insumos de la industria alimentaria de cerdo y pollo o para la más reciente exportación de productos desde la nueva Cervecería Yucateca”, aseguró Zapata.

Sin embargo, el canal de navegación se extiende 11 kilómetros mar adentro y las dársenas de maniobra frente a los muelles tienen un calado promedio de 9.8 metros. Esto sólo permite la entrada de barcos que transportan hasta 1,500 contenedores de carga o de hasta 30,000 toneladas.

Para dicho fin, el gobernador y el Secretario firmaron un memorándum de entendimiento para encontrar una solución conjunta. En donde prevaleció la postura que el gobierno estatal tenga la capacidad para operar la terminal y conducir la infraestructura. Esta potestad se basa en el artículo 7 transitorio de la Ley de Puertos, publicada en 1993.

Otra acción que servirá para promover las actividades comerciales, es la suscripción del Contrato de Cesión Parcial de Derechos mediante el cual la Asociación Portuaria Integral de Progreso (API) de Progreso otorgó a la Empresa Portuaria Yucateca la facultad para construir, equipar, operar y explotar dicha sede de uso público.

“Así, con la facultad legal que le da la ley, la EPY puede iniciar un proceso de búsqueda de clientes que estén interesados en desarrollar actividades comerciales en el nuevo punto destinado principalmente al manejo de fluidos petroleros y no petroleros, de gas natural y de productos pétreos”, agregó.

Dichos clientes serán los encargados directos de efectuar las obras de dragado para pasar del calado actual promedio de 9.8 a uno suficiente para la navegación post-panamax y una plataforma de 25 hectáreas, 21 de ellas cedidas a la EPY y cuatro correspondientes a la API-Progreso.

En la plataforma se construirá la infraestructura que requiera la distribución de gas natural o hidrocarburos; los fondos para ello, de entre 100 y 150 millones de dólares, será asumida por el inversionista privado con base en sus propias proyecciones de riesgo y rentabilidad de su plan de negocio.

De esta forma, todas las obras no requerirán de recursos públicos, sin contratación de deuda y tampoco bajo esquemas tipo PPS.

“Se trata de un modelo de negocio en el que gana el Estado al promover proyectos que profundicen el calado para los muelles y negocios actuales que existen en Progreso, así como para la nueva terminal.

“Se beneficia a todo el sector industrial que tendrá otra opción para el abasto regular y suficiente de gas natural, indispensable para los procesos de transformación manufacturera que ya se llevan a cabo o para las firmas que pretenden instalarse en Yucatán y que ponen como requisito la obtención de este energético”, concluyó Ruiz Esparza.



Egresado de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán de la carrera en Comunicación, con especialidad en medios escritos. Reportero del desaparecido periódico Nuestro México, en donde cubrió las fuentes delegacionales y Asamblea Legislativa. También trabajó en la Coordinación de Comunicación Social en la delegación Álvaro Obregón. Le gusta leer novelas y cuentos.